Claman ayuda ancianos de albergue de Acapulco; están desahuciados


Mencionaron que ya han solicitado la ayuda de las autoridades, pero que es la fecha que no hay ninguna respuesta

Claman ayuda ancianos de albergue de Acapulco; están desahuciados

Cultura

Marzo 12, 2018 18:37 hrs.
Cultura Nacional › México Guerrero
Andy García Jr. › codice21.com.mx

448 vistas

Unos con la mirada perdida, víctimas de ceguera por la diabetes avanzada, otros como María del Rosario sin ninguna esperanza de ser atendidos por falta de médico y medicinas, así se mantiene el albergue de la Asociación Civil "Los Hijos de David", el cual carece del apoyo gubernamental y sólo sobrevive por la solidaridad de los voluntarios.

Rosa Ayala Vinalay y Francisco Vázquez Chávez, miembros de la asociación civil mencionada, comentaron que la idea nació como una manera de apoyar a los adultos mayores abandonados por su familia, los cuales en la más triste indefensión, tienen que vivir en la calle o en ocasiones, explotados por las bandas criminales.

El albergue, ubicado en la colonia El Quemado, cerca del nuevo Hospital General de Acapulco, subsiste desde hace siete años, pero pese a urgir la ayuda de los tres niveles de gobierno, aún no han sido escuchados.

"Nos sostenemos de los apoyos que juntan los hermanos de la Iglesia San Francisco de Asís, en Ciudad Renacimiento, pero la ayuda es insuficiente, debido a que los ancianos tienen que comer tres veces al día, además de tener cuidados médicos y para sus necesidades fisiológicas", dijo Francisco Vázquez.

En la actualidad el albergue se hace cargo de siete personas que requieren de cuidados geriátricos, ya que tienen problemas de salud como ceguera, males renales y pérdida de memoria, "carecemos de medicamentos, materialea de limpieza e incluso de un lugar acondicionado especial para ellos", dijeron.

Rosa Ayala Vinalay por su parte, señaló que han solicitado la ayuda de los tres órdenes de gobierno, pero que es la hora que nadie les hace caso, pese a que los abuelos requieren de una vida digna y feliz.

"Somos voluntarios y apoyamos con lo poco que tenemos, pero aunque querramos ayudar a más, no podemos debido a que faltan camas, víveres, medicamentos y toda una serie de carencias que nos impide hacernos cargo de más personas", señaló.

El inmueble cuenta con cinco habitaciones, un garaje que fue adaptado como comedor, una cocina, recibidor, consultorio médico, sala de usos múltiples y dos baños, el cual es prestado, pero se tiene la intención de adquirirlo.

Francisco Vázquez, administrador de la casa, pidió a la sociedad civil y a las autoridades la atención para que las personas que ahí viven puedan pasar la última etapa de su vida en condiciones dignas, lleven una dieta balanceada, tengan atención médica y alguna actividad de entretenimiento que haga más amena su estancia.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor