Desde Acapulco...


Desde Acapulco...

Turismo

Diciembre 27, 2019 16:07 hrs.
Turismo Nacional › México Guerrero
D. Salmerón S. › codice21.com.mx

4,785 vistas

Desde la década de los 50’s, Acapulco, -un bello y pintoresco Puerto bañado por el Océano Pacífico- fue elegido como el primer destino turístico y vacacional de México.
En esos años sobresalían los grandes hoteles como el Casablanca, inaugurado en 1945 y en el cual se filmó ’La Dama de Shangai’ (1947), protagonizada por Orson Welles y Rita Hayworth, donde también se organizaban grandes y suntuosas fiestas a las cuales asistían estrellas de cine nacionales e internacionales, o como el hotel Las Américas, que fue el primer complejo en contar con piscina en el puerto, -pues eso de tener una alberca no era algo común, ya que la gente venía a la playa y nadaba en el mar-.

A solo 415 kilómetros de la Ciudad de México, lo que antes fue un pequeño pueblo de pescadores, acabó convertido con el tiempo en uno de los principales destinos turísticos del país.

Pero reza el dicho que ’todo por servir se acaba’, y al no renovar la infraestructura turística de Acapulco, se provocó que este destino, poco a poco fuera cayendo de la gracia de los visitantes extranjeros.
Según un estudio en los años 60’s el puerto de Acapulco pasó de ser una ciudad modesta, a una con ’diversión y grandes hoteles donde se hospedaban personalidades de todo el mundo,
Pero para la década de los 70’s, Acapulco ’necesitaba ya, renovar su infraestructura’ y no lo hizo, en consecuencia comenzó un declive en la preferencia del turismo internacional. Y ya para los 80’s, éste destino comenzó a recibir cada vez más turismo nacional, porque los turistas extranjeros poco a poco se fueron desvaneciendo.

’Se considera que un centro turístico está en declive cuando, con su masificación, las clases sociales de mayor capacidad de consumo se retiran y arriban las de menor nivel de compra’, el problema no es la llegada de población de niveles socioeconómicos más bajos, sino el hecho de que se empobrecen los espacios que antes fueron de ’moda’ y que sufren una desinversión de los capitales privados y de los propios gobiernos.

Acapulco se convirtió entonces en el lugar más visitado por los capitalinos que buscaban sol y playa a un precio económico sin necesidad de tomar un avión. Con ellos, llegaron los anafres en la playa, las neveras llenas de hielo, y de chelas, de refrescos, de jugos (de naranja y uva) hasta el garrafón de agua de Jamaica (altiempo) y para comer, los turistas nacionales no escatiman, ya que siempre caben unas latas de atún.

Tampoco nadie olvida los sándwiches de huevo o tortas de jamón verdoso sudadas que las abnegadas madres chilangas preparan para el camino, normalmente guardadas en la misma bolsa del pan bimbo para que resistan.

Acapulco poco a poco se transformó en el destino turístico más recurrido por las familias mexicanas – principalmente capitalinos- que deciden pasar unos días en sus conocidas playas, y que supuso el boom vacacional durante los años 80’s y 90’s.

Pese a la ola de violencia que vive el país, la ciudad de Acapulco ha seguido y sigue siendo un destino muy recurrido por aquellos que no quieren perderse sus playas. Sin embargo Durante los 90’s, la ciudad era percibida como segura. "En aquel entonces no se escuchaba nada de asesinatos, y se podía caminar en las calles a muy altas horas de la noche… pero esa ya es otra historia.


Ver nota completa...