Igor Pettit, ícono de la lucha social en Guerrero


Igor Pettit, ícono de la lucha social en Guerrero

Política

Febrero 11, 2019 20:58 hrs.
Política Nacional › México Guerrero
Francisco Cárdenas › codice21.com.mx

3,066 vistas

Guerrero requiere liderazgos comprometidos con las verdaderas causas sociales, para coronar en las elecciones del 2021 la movilización ciudadana a favor de un cambio verdadero que se manifestó en el proceso electoral del año pasado.

En territorio guerrerense hay un abanico de hombres y mujeres capaces de contribuir a la transformación anhelada, pero grupos caciquiles han impedido que logren cargos de representación popular cerrándoles el paso a su participación en los partidos políticos.

Uno de estos personajes sin lugar a dudas es Manuel Castillo Jaimes, cuyo nombre no resulta familiar a la mayoría de Guerrerenses, porque es popularmente conocido como Igor Pettit, el controvertido activista social y periodista, acérrimo enemigo de las injusticias y férreo defensor de grupos vulnerables.

Los grupos vulnerables son aquellos grupos que por sus condiciones sociales, económicas, culturales o psicológicas pueden sufrir maltratos contra sus derechos humanos. Dentro de éste grupo se encuentran insertas las personas de la tercera edad, personas con discapacidad, mujeres, niños, pueblos indígenas, personas con enfermedades mentales, personas con VIH/SIDA, trabajadores migrantes, minorías sexuales y personas encarceladas.

Hace 35 años, Igor destapó la cloaca en Chilpancingo, para que fueran visibilizados los enfermos diagnosticados con VIH, virus que ocasiona el SIDA, que se transmite mediante el contacto con la sangre, el semen o los fluidos vaginales infectados.

La sociedad escandalizó cuando el ahora famoso representante de la diversidad sexual hizo del conocimiento público que el gobierno estatal y municipal discriminaban a los enfermos que presentaban los síntomas del llamado ’mal del siglo’.

Chilpancingo fue la puerta de entrada del VIH-SIDA a Guerrero, noticia que alebrestó a la sociedad conservadora de la capital del estado. Fue gracias a la intervención de Igor Pettit que a medidos de la década de los años 80 recibieron atención médica personas clasificadas como seropositivos.

La batalla que encabezó a favor de este sector vulnerable prosperó varios años después con la creación de una asociación ciudadana integrada por destacadas personalidades de la capital guerrererense, quienes respaldaron la ejemplar acción de un desconocido Manuel Castillo Jaimes.

Al paso del tiempo ha luchado también por las madres solteras, por los niños maltratados, por personas con discapacidad, por los derechos de internos en las cárceles y por la libertad de personas encarceladas injustamente (chivos expiatorios) por las autoridades, con trabajos de investigación para resolver asuntos que escandalizaron a la sociedad.

Adopta a principios de los años 80 el pseudónimo de Igor Pettit como su nombre de batalla para desempeñar el oficio más hermoso del mundo, clasificado así por Gabriel García Márquez. Así incursiona como columnista y luego como reportero en diarios de Chilpancingo; posteriormente edita la revista Controversias y actualmente conduce su exitoso programa radiofónico que se transmite por Radiorama Acapulco.

El trabajo periodístico de 40 años ha permitido a Igor Pettit establecer relaciones y contactos con personajes de la política local para influir en la toma de decisiones a favor de grupos desprotegidos e ignorados por los gobiernos, influenciado por la lucha social de Gandhi, Luther King y Mandela.

Es así como nace Igor Pettit, indiscutible referente de la lucha social a favor de las clases vulnerables y de la dignidad humana en Guerrero, cuyo trabajo como pionero del activismo ha sido reconocido por defensores de derechos civiles en Estados Unidos, Europa y América Latina.

Manuel Castillo Jaimes, ahora conocido como Igor Pettit, se ha convertido en un humanista defensor de las clases populares cuyos derechos han sido negados por la clase política y el clero, desenmascarando con su trabajo periodístico a quienes utilizan la ignorancia y sumisión del pueblo para controlar la inconformidad social.

En estos nuevos tiempos que estamos viviendo en México, como resultado de la movilización ciudadana que ha dado paso al cambio en pro de la reivindicación social, en Guerrero se requieren líderes como Igor Pettit que levanten la voz a favor de los derechos de todos, por encima de intereses personales o de grupos caciquiles.

Hay varios líderes de partidos políticos interesados en sumar a sus filas a Igor, cuyos líderes conocen del arraigo y cariño que Manuel ha cosechado con amplios sectores de la población, una población que espera que sus representantes populares trabajen por la gente, siguiendo los postulados del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Guerrero requiere mejorar las condiciones de sus hospitales, escuelas, frenar la delincuencia y políticas sociales viables para reducir la pobreza y la corrupción que ha frenado el desarrollo de la entidad, logros que serán posibles con verdaderos representantes en el Congreso del estado donde se crean y modifican las leyes, Poder Legislativo que está obligado a vigilar la correcta aplicación del presupuesto.

Sin lugar a dudas que Igor Pettit, quien durante su infancia y juventud vivió en carne propia el rechazo y la discriminación, hoy es un ciudadano ejemplar que como servidor público y luchador social se ha caracterizado por responder con inmediatez a las necesidades de la gente.

Como hijo, hermano, tío y padre adoptivo de dos varones que le han dado dos nietos, Manuel ha mostrado gran sensibilidad en sus relaciones con las personas que lo rodean y la comprensión hacia los problemas que aquejan al estado de Guerrero.

No perdamos de vista a Igor Pettit, un personaje honesto, comprometido, sensible, solidario y visionario que promueve el respeto a la dignidad humana.

Aunque a muchos disguste e incomode, este personaje auténtico ya forma parte de la memoria colectiva del estado suriano.

Los nuevos tiempos abren la gran oportunidad a Igor de participar en el próximo proceso electoral, postulado por alguno de los partidos políticos que le han ofrecido una candidatura, para representar dignamente a los guerrerenses con verdadero compromiso social, ética y moral, cualidades que no tienen muchos de los que hoy son diputados en y por Guerrero… ¡Al tiempo!

Ver más