Los ’antimonumentos’ de Pachuca


El buscar inmortalizar a un personaje o un acontecimiento mediante un monumento y/o una placa conmemorativa no siempre es una buena idea cuando el concepto no se tiene bien desarrollado o bien, se colocan placas antes de verificar si aquello que enaltecen, efectivamente funciona

| Mariana Morales | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Los ’antimonumentos’ de Pachuca

Turismo

Junio 24, 2019 01:19 hrs.
Turismo Estados › México Hidalgo
Mariana Morales › Emmanuel Ameth Noticias

2,319 vistas

El no haber tenido la venia de un comité conformado por especialistas así como miembros de la sociedad civil que consulten las autoridades para la construcción de monumentos deriva no sólo en un gasto millonario ocioso sino que puede provocar que los mismos sean considerados meras ’pifias’ o incluso como ’antimonumentos’, pues lejos de inmortalizar a algún personaje que haya realizado acciones extraordinarias para la sociedad o acontecimientos importantes, pareciera que recuerdan todo lo contrario.

Es así como en los diversos ’monumentos’ de la capital hidalguense encontramos el busto de un genocida, esculturas de deportistas elaboradas a la ligera, placas conmemorativas que aluden desde la construcción de un puente y la remodelación de una colonia hasta un Sistema de Semáforos que nunca funcionó, entre otras obras que han sido ampliamente criticadas por tener una abstracción que invita a darles un parecido con algo totalmente distinto a lo ideado.

Monumentos de dudoso mensaje

Dentro de las esculturas a personajes polémicos, encontramos la de David Ben Gurion, considerado uno de los padres del sionismo -doctrina para apropiarse de tierras palestinas asumiendo un supuesto derecho “bíblico” y que desde la fundación del Estado de Israel, sistémicamente ha cometido genocidio, denunciado por múltiples agrupaciones alrededor del mundo-.

Como dato, el expresidente estadounidense John F. Kennedy no quería que Israel -ocupantes de Palestina- desarrollara armas nucleares, por lo que trató de cancelar el programa nuclear israelí; en respuesta a eso el ex primer ministro de Israel, David Ben Gurión, renunció a su cargo en señal de protesta y menos de seis meses después Kennedy fue asesinado e Israel iba camino de convertirse en una potencia nuclear.

Existe también un busto dedicado al excandidato del PRI asesinado en 1994 Luis Donaldo Colosio Murrieta; lo curioso es que el mismo voltea hacia las oficinas del PRI, quienes son los señalados en la creencia popular de elaborar un complot para ejecutar el magnicidio.

Con motivo de los 100 años del fútbol mexicano, el Club Pachuca inauguró una escultura que pretende asemejar un balón pero que en su lugar, parece una colmena; además, presentó una escultura adicional para recordar al exportero colombiano del mismo club Miguel Calero, proyectando una imagen que asemeja los promocionales de cartón y con dimensiones desproporcionadas.

En una de las esquinas de Revolución y Plaza Juárez se aprecia también el Monumento al Maestro, con dos manos que se saludan, pero que de cierto ángulo, pareciera que evoca una actitud sugerente. También tiene forma extraña la escultura de la Mujer Acostada que imita a Chac Mool en el jardín del arte.

Por si hacía falta, existe un Monumento al Empresario que luce como un escáner de aeropuerto sin olvidar a La Victoria del Viento que obedece al escándalo por el plagio de un cuento que quisieron pasar como tradición y que es llamado “Diosa de los vientos” tal como se hace referencia a Lilith, un demonio.

Las obras de Sebastián

Entre las obras más criticadas se encuentran las del escultor Sebastián, toda vez que en su visión abstracta los pobladores las han dotado de diversos apodos muy distintos a “su mensaje”.

Es así como el “Rehilete de la vida” fue rebautizado como la estrella Elektra o la estrella de Cinépolis (cinema que se encuentra cerca de esa zona), la “Esfera Bórea que es llamada el Bubbaloo, el “Torbellino de los Sueños” o el Mc Cono, entre otras.

Las placas ociosas

En Pachuca también se encuentran placas conmemorativas ociosas como lo fue la que se puso para recordar la Construcción de un puente atirantado -con adornos de tirante- con el Jardín del Maestro. También hay una Placa por remodelar una colonia en Real de Minas en agradecimiento a las remodelaciones hechas en dicha colonia.

Llama la atención la Placa conmemorativa del Sistema Inteligente de Semáforos que, por cierto, no funcionan y hasta una Placa en el Jardín Colón donde ya no es posible apreciar a qué se debió la misma. El comediante Sergio Corona también goza de su propio monumento frente al Teatro de San Francisco.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor