La negociación y la ausencia

Propuestas y soluciones

Jorge Laurel González (JLG)

Propuestas y soluciones

Turismo

Junio 12, 2019 16:29 hrs.
Turismo Internacional › México
Jorge Laurel González (JLG) › codice21.com.mx

1,020 vistas

Lo más importante en una negociación es escuchar lo que no se dice.
Peter F. Drucker (Consultor Austríaco-Filósofo de la administración 1909-2005).

En los últimos días, dos temas en materia internacional han llenado ríos de tinta, si habláramos de los medios impresos tradicionales de comunicación y varios gigabytes de información se pueden acceder en la red, de análisis y comentarios al respecto de los mismos. El tema que más repercusión ha tenido ha sido el de la amenaza-negociación-amenaza, de uno de los presidentes norteamericanos más agresivos en su estilo de llevar a cabo sus negociaciones y autor del libro: The Art of the deal (El arte de la negociación) el presidente Donald Trump. El otro no de menor importancia es el de la reunión del grupo G-20.

El presidente Trump, enfrascado en una guerra comercial con China, coloca al mundo en vilo, ya que se trata de las dos potencias económicas más importantes en el concierto global de las naciones.

Expertos y analistas internacionales, empiezan a creer que la contienda puede ser larga, compleja, multifacética, pero, sobre todo, sumamente costosa.

Bloomberg, calcula que, si el aumento de aranceles se expande hasta cubrir todo el comercio bilateral entre China y EEUU, el costo podría reducir el Producto Interno Bruto (PIB) mundial, la nada despreciable suma de 600 mil millones de dólares para el 2021.

Sin embargo, según un reporte publicado por economistas del banco de inversiones japonés Nomura Holdings, algunos países podrían salir beneficiados, ya que las empresas chinas y estadounidenses cambiarían sus cadenas de producción para evitar los aranceles. En lugar de una solución "onshoring " (mudar fábricas o granjas desde China a los Estados Unidos y viceversa), las empresas están buscando países de reemplazo para sus cadenas de producción.

Azuzado por la necesidad de tener un éxito y consolidar su imagen de hombre rudo para cumplir su lema de campaña: ’Make America Great Again’ , Trump dio un manotazo en la mesa al sur de su frontera, la amenaza fue la de subir aranceles, en escalada, empezando desde el 10 de junio con el 5 %, hasta llegar a un máximo de 25%. La negociación fue a contracorriente, la delegación mexicana de primer nivel viajó a los Estados Unidos, sin cita previa desde el viernes 31 de mayo y tuvo que esperar hasta el miércoles 5 de junio, para ser recibidos por el vicepresidente Mike Pence, en la mesa, se colocó el número de migrantes indocumentados, que se había incrementado hasta 144,000 en el mes de mayo, que cruzaban por la frontera con México. La tensión fue fuerte, la delegación mexicana terminó agotada. Obtuvo el cese temporal (indefinido es un término muy amplio) de la aplicación de los aranceles, a costa de convertir a México en el muro virtual que Trump anhelaba, pero ahora colocado en la frontera México-Guatemala. Una de las primeras misiones de la recién formada guardia nacional, será salvaguardar nuestra frontera, para evitar o disminuir el flujo de migrantes. En cuarenta y cinco días nos revisarán la tarea, si logramos complacer al poderoso vecino, seremos premiados manteniendo la situación como hasta ahora, (claro, comprando un poco más de productos norteamericanos, para equilibrar la balanza comercial, sin importar que los necesitemos o no).

Al tiempo, el ejecutivo federal decide no acudir al G-20. Mientras tanto China amenaza con el hecho de que los analistas chinos están discutiendo la posibilidad de deshacerse de los bonos del Tesoro estadounidense y cómo hacerlo específicamente.

Ante una situación de crisis comercial, internacional, se buscan dos cosas, aliados y oportunidad de reuniones ’Face to Face’ , para zanjar las diferencias comerciales. Así que, en la reunión, que se llevará a cabo en Osaka, Japón, dejaremos que los países miembros: Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía, que, junto con México y un integrante más por parte de la Unión Europea, que representan el principal espacio de deliberación política y económica del mundo, tomen las decisiones considerar nuestros legítimos intereses. En conjunto las entidades políticas en el G20 reúnen el 66 % de la población mundial y el 85 % del producto bruto mundial. Los espacios políticos, de debate, de análisis, de propuesta, son oportunidades para hacer alianzas, refrendar acuerdos comerciales, en fin, cumplir con lo que marca la Constitución General de la República en el artículo 89 fracción X, donde señala las responsabilidades y obligaciones del ejecutivo federal en materia de política exterior. Cuando los espacios se dejan vacantes, estos son ocupados por otras fuerzas, normalmente en detrimento de los ausentes.

Aquí volvemos a nuestros primeros párrafos, dada la guerra comercial que se avecina prolongada, ya que China no se someterá a caprichos con fines electorales originados en la Casa Blanca, debemos de aprovechar la controversia y ofrecer incentivos a las empresas chinas, para que se asienten en México. Los impuestos generados nos servirán al menos para cubrir los costos de nuevos guardianes de la frontera sur y sobre todo el costo que nos representaría convertirnos como lo quiere Trump en ’Tercer país seguro’, la solicitud expresa de Washington a este respecto, contó con la atinada explicación de la embajadora Bárcenas, que explicó que es un tema que pasa por el congreso de la unión y que, pese a que Morena cuenta con mayoría en ambas cámaras, no podría aplicarse una votación ’fast-track’ .

Considero que debería de replantearse la ausencia de nuestro Jefe de Estado a esta reunión. Marcelo Ebrard, quien cuenta con experiencia en el manejo de las relaciones exteriores, desde que fue Subsecretario con Manuel Camacho, más su experiencia legislativa, ha dicho que buscará en principios de julio una reunión de alto nivel México-China en Beijing. Marcelo sabe por dónde jugar, y todos sabemos que el adversario de mi contrincante puede convertirse en mi mejor aliado.

Desgraciadamente, Marcelo no es Jefe de Estado, su participación en el G-20, sería marginal. Viendo el lado positivo, le puede servir a él en lo personal, para crecer políticamente y convertirse en un aspirante al relevo por el partido en el gobierno para 2024.

Precisamente los países integrantes del G-20, se reúnen para entre todos, realizar Propuestas y Soluciones, por elocuente que pueda ser una misiva, jamás podrá sustituir la presencia activa, empática, inteligente, mesurada, audaz, combativa de un verdadero jefe de Estado.

Juntos Logramos Generar: Propuestas y Soluciones y no debemos jamás, ceder ante las amenazas.

Es exactamente igual a ceder ante el bravucón de la escuela, si cedes una vez, cederás durante todo el año escolar. Dicho en lenguaje coloquial, ’te toman la medida’. No lo permitamos.


Ver nota completa...