Un Rapidín...

No se hagan bolas

Un Rapidín...


1,021 vistas

Política

Diciembre 18, 2017 10:24 hrs.
Política Estados ›
Ángel Irra Carceda › codice21.com.mx

Hay muy muchos gobernantes (más bien todos) que, por supuesto, no desean que el fenómeno de la inseguridad pegue en su zona de influencia.

En nuestro estado (Guerrero), Héctor Astudillo Flores no baja el ritmo de trabajo.

Si no fuera por este grave fenómeno (la violencia), que se registra a nivel nacional (ojo), Astudillo no sería tan cuestionado por muchos que olvidan que ese escenario lo heredó.

No se generó en cuanto asumió la titularidad en el gobierno estatal. E, insisto, esos muchos que lo cuestionan, lo olvidan, por obvias conveniencias políticas.

Fuera de ese fenómeno, en Guerrero se recuperó la gobernabilidad. Se impulsa la obra pública y, con eso fuentes de empleo, economía para cientos o miles de familias.

Quienes no lo reconocen, son unos mezquinos. Y los cuestionamientos vienen, principalmente, de quienes en pasadas administraciones estatales gozaron las ’mieles’ del presupuesto estatal, en muchos, pero muchos casos, sin merecer esos privilegios, porque se dedicaron a saquear al erario, sin cumplir con sus responsabilidades asignadas.

Acapulco es otro caso. Al alcalde perredista, Evodio Velázquez Aguirre, muchos lo traen de la ’seca a la meca’.

Bastantes que le reconocieron su trabajo, ahora se le lanzan a la yugular, a ojos vistos, simple y sencillamente porque no acepta sus ambicio$a$ pretensiones.

Pero, aun cuando pretenden ’sembrarlo’ como un ineficiente alcalde, se les olvida cómo recibió la administración municipal. Va: hecha un desastre. Con gran deuda pública. Adeudos por todos lados y sin dinero en la caja.

Me queda claro que éste alcalde ha aguantado vara. Que ha tocado muchas puertas para salvar la situación grave de ese Ayuntamiento porteño y que, además, logró el trabajo conjunto con Héctor Astudillo para que muchas obras se hicieran realidad en Acapulco.

Y si nos vamos al plano electoral (2018), no se hagan bolas. Este cuate Evodio (que honestamente zonzo no es), tiene tres posibilidades aun para ocupar otro cargo de elección popular.

Los plazos electorales le dan. Pueden postularlo como candidato a diputado federal o local pero, además, ser respaldado para ir por la reelección en la Presidencia Municipal de Acapulco.

No me digan que Ricardo Mejía, de Movimiento Ciudadano, pudiera ser candidato a la alcaldía, cuando su jefe, Luis Walton, ya lo vendió, simple y sencillamente porque aseguró ser candidato a diputado federal. No les das para más en Acapulco. Así de fácil. (angelirracar@hotmail.com)

Compartir noticia


Califica esta información

Ángel Irra Carceda › codice21.com.mx
¿Es fácil de leer?

  • ¿La información es útil?

  • OPINIÓN
    Se mantiene la inseguridad en Chilpancingo; van diputados locales por alcaldías

    Un rapidín...

    Ángel Irra Carceda
    MÁS NOTICIAS