19 familias afroamericanas compran 96 acres de tierra para crear un ’refugio seguro’ para los afroamericanos


19 familias afroamericanas compran 96 acres de tierra para crear un ’refugio seguro’ para los afroamericanos

Justicia

Septiembre 07, 2020 07:24 hrs.
Justicia Nacional › México Guerrero
Códice 21 › codice21.com.mx

2,136 vistas

En medio de una pandemia que ha afectado más a los afroamericanos que prácticamente a cualquier otro grupo y mientras la nación sigue lidiando con el legado tóxico de la esclavitud y Jim Crow, dos mujeres de Georgia se han unido para construir una comunidad que se convertirá en un lugar libre de opresión, ’una comunidad unida para que nuestra gente venga y respire’.

La llaman Freedom (Libertad, en español), y está ubicada en Georgia. Se inspira en Wakanda, el país ficticio de los cómics que fue el escenario de la película Pantera Negra.

Ashley Scott, una agente inmobiliaria de Stonecrest, en Georgia, tuvo que ir a terapia por su reacción ante la muerte a tiros de Ahmaud Arbery, un joven afroamericano que practicaba jogging en un vecindario de blancos. Contó que después de varias sesiones se dio cuenta de que su problema eran 400 años de opresión racial y trauma que se remontan al establecimiento de la esclavitud en América del Norte.

’Estamos lidiando con un racismo sistémico’, escribió en un artículo de opinión para Blavity el mes pasado. ’Estamos lidiando con problemas profundamente arraigados cuya solución requerirá mucho más que protestar en las calles’.

Con su amiga Renee Walters, una empresaria e inversora, fundó Freedom Georgia Initiative: un grupo de 19 familias afroamericanas que compraron colectivamente 96,71 acres de tierra rural en Toomsboro, una ciudad con unos cuantos cientos de habitantes en el centro de Georgia, con la intención de desarrollar una comunidad afroamericana autónoma. El espacio tendrá casas pequeñas para uso vacacional y albergará bodas, retiros y actividades recreativas, y eventualmente podría incorporar una comunidad autosuficiente.

’Ha llegado el momento de reunir a nuestros amigos y familiares y construir algo para nosotros’, le dijo Walters, quien se desempeña como presidenta de la organización, a Yahoo Noticias en una entrevista. ’Es la única manera que tenemos para mantenernos a salvo. Y es la única forma en la que esto funcionará. Tenemos que empezar a unirnos’.


“Realmente solo queremos que vengas a pasar el rato y te sientas seguro”, explicó. “No tienes que preocuparte por las Karen del mundo ni nada de eso. Solo entra y diviértete. Tendremos un área de deportistas, una zona dedicada al deporte para los afroamericanos con zonas de pesca, caza, campo de tiro y senderos para cuatriciclos. Realmente solo queremos construir una comunidad unida para que nuestra gente venga y respire”. (“Karen” es una forma burlona que se utiliza para referirse a las mujeres blancas que reafirman su privilegio racial de manera ofensiva).

Walters conoce los desafíos que encierra el futuro, ya que la historia no siempre ha sido amable cuando los afroamericanos han aspirado a tener propiedades.

El primer pueblo negro de Estados Unidos se remonta a 1738, cerca de lo que ahora se conoce como San Agustín, en Florida. Treinta y ocho esclavos fugitivos que buscaban refugio formaron un pueblo llamado Gracia Real de Santa Teresa de Mosé. La historiadora Jane Landers explicó: “A medida que la noticia sobre la fundación de Mosé se difundió por las plantaciones de Carolina del Sur, grupos de esclavos escapaban e intentaban llegar hasta Florida”, por eso algunos la llamaron su “primera tierra prometida”. Como respuesta a las numerosas revueltas de esclavos, los ingleses emprendieron un asedio de un año en Florida y finalmente controlaron el Fuerte Mose en 1740.

Más de un siglo después del establecimiento de Fuerte Mosé y dos años después de la Proclamación de Emancipación de 1863, en respuesta directa a la masacre del río Ebenezer, el general de la Unión William T. Sherman intentó crear más pueblos negros prometiéndoles 40 acres y una mula. Sin embargo, el sucesor de Abraham Lincoln, Andrew Johnson, un demócrata considerado simpatizante de los antiguos estados esclavistas, anuló las órdenes de Sherman y devolvió la tierra a los colonizadores, lo que animó a los libertos a empezar a comprar sus propias tierras.

En 1910 los afroamericanos llegaron a poseer más de 14 millones de acres de tierra, la mayor cantidad en la historia de Estados Unidos, pero debido a la Gran Migración y las políticas racistas que la acompañaron, perdieron el 90 % de esas tierras en el siglo XXI.

Según ProPublica, “la principal causa de la pérdida involuntaria de tierras de los afroamericanos”, reconocida por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, ha sido la “propiedad de los herededos”. La propiedad de los herederos hace referencia a la tierra que se ha heredado sin un testamento, lo que hace que los propietarios sean “vulnerables a las leyes y lagunas que permiten a los especuladores y promotores adquirir sus propiedades”. Constituye “más de un tercio de las tierras del sur que eran propiedad de afroamericanos: 3,5 millones de acres, valorados en más de 28 mil millones de dólares”.

Para empezar a reclamar la tierra propiedad de los afroamericanos y la riqueza generacional, Scott cree que deben crear sus propias instituciones sociales, políticas y económicas. “Amasar terrenos, construir viviendas asequibles, desarrollar tus propios sistemas alimentarios, poner en marcha cadenas de producción y suministro, fundar tus propias comunidades con sus respectivas escuelas, abrir tus propios bancos y cooperativas de crédito, construir tus ciudades, crear tus propios departamentos de policía, aplicar impuestos y votar por un alcalde y un concejo municipal en el que puedas confiar”, escribió. “¡Constrúyelo todo desde cero! Luego busca el dinero que Estados Unidos tiene disponible para las entidades gubernamentales y obtén bonos. Así es como construiremos nuestras nuevas Black Wall Streets. Podemos hacerlo. ¡Podemos tener Wakanda! ¡Solo debemos construirlo nosotros mismos!”.

Wakanda es tanto una nación ficticia cuya magia no se ve perturbada por la colonización como una encarnación cinematográfica de los beneficios de la separación, en oposición a la segregación.

Walters dijo que Chadwick Boseman, quien murió la semana pasada de cáncer de colon e interpretó a Pantera Negra en la película homónima, le “pasó la antorcha” a Freedom Georgia Initiative.

“Siento que ahora, más que nunca, depende de nosotros que podamos lograr esto. Lo vimos en la película, de manera que nos preguntamos por qué simplemente no hacemos algo así”, dijo. “Siento que es eso lo que él querría que hiciésemos”.

Mantener el dinero dentro de la comunidad afroamericana también forma parte del plan de Freedom Georgia Initiative.

“En Black Wall Street sus dólares circulaban unas 11 veces antes de salir de la comunidad”, dijo Walters. “Queremos recuperar eso. Queremos animar a las empresas a venir y queremos que nuestro dinero circule dentro de la comunidad antes de que pase a otra persona. Queremos que todos en nuestras áreas sean ricos”.

Black Wall Street era el nombre con el que se conocía al distrito de Greenwood en Tulsa, Oklahoma, un próspero barrio y distrito comercial afroamericano que fue aterrorizado y quemado en el tristemente célebre motín racial de 1921.

Walters dijo que, en sentido general, Freedom Georgia Initiative ha sido bien recibida y adoptada por otras personas de la ciudad. “No hemos recibido ninguna reacción negativa cada vez que vamos a la tierra y a la ciudad”, dijo. “Todo el mundo es muy agradable y acogedor”.

Pero agrega que hay una gran cantidad de “troles en Internet” que no tienen nada positivo que decir pero que afirman que el grupo se está segregando, una postura a la que ella se opone vehementemente.

“Estamos construyendo un sitio donde podamos llegar y sentirnos seguros”, explicó. “Chinatown tiene ese tipo de áreas... ¿Por qué cuando somos nosotros los que construimos nos consideran racistas o dicen que nos estamos segregando? ¿Por qué no podemos tener nuestro propio refugio seguro? Cada comunidad los tiene”.

Agregó: “Todos son bienvenidos en Freedom, pero la idea es que los afroamericanos florezcan”.

Poco más de 150 años después de haber puesto fin a la esclavitud, los afroamericanos siguen luchando por la equidad y la igualdad en el país. Freedom Georgia Initiative intenta generar un cambio.

“Cada vez que hemos intentado florecer en la historia, alguien lo ha evitado... y estoy cansada de eso”, apuntó Walters. “Es hora de que construyamos algo nuestro”.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor