Si vas a tomar, toma terapia

A Bocajarro

Martín Josué Dircio Chautla

A Bocajarro

Sociales

Mayo 20, 2020 17:04 hrs.
Sociales Nacional › México Guerrero
Martín Josué Dircio Chautla › codice21.com.mx

1,000 vistas


Las penas con pan son menos, dice el dicho mexicano. Se lo dice Nacha a Tita en Como agua para Chocolate. Pero ahora las penas –aparentemente- con alcohol son menos, si es cierto que a mucha gente le sensibiliza, sincera y desata el llanto contenido por mucho tiempo, la verdad es que es un vicio que afecta de sobremanera a la sociedad y la salud mental colectiva. Actualmente más del 60% de consumidores de alcohol están entre los 12 y 24 años. Si bien la OMS no la tiene entre las 10 principales causas de muerte sí es uno de los principales factores de morbilidad, discapacidad y mortalidad, además de ser agente causante de más de 200 enfermedades.
Aunque sea una sustancia que ayuda a varios a relajarse, a convivir, amenizar la fiesta y a hacer amistades tiene más contras que pros.
Se cita el problema en turno. La pandemia por Covid-19 se agrava, aunque para una parte de la población el problema llegó con la prohibición de venta de alcohol que los estará haciendo experimental delirium tremens por la dependencia a esta sustancia, misma, que con mesura puede alegrar la fiesta y en exceso puede destruir familias y deteriorar la salud gradualmente, casi siempre de manera irreversible.
En relación con esto, muchas personas prefieren consumir alcohol para escapar de problemas, o mejor dicho, para ignorarlos. Porque ahí continuarán mientras no se atiendan. Problemas de todo tipo y distintas magnitudes muchas veces se agravan por no saber reaccionar ante esas situaciones; muerte de un ser querido, estrés laboral, bajos salarios, falta de trabajo, ruptura de relaciones amorosas, falta de cariño o atención familiar, violencia, acoso, o simplemente sentirse estancado o desesperado porque la vida que llevan no les satisface o traumas de la niñez que nunca fueron atendidos por especialistas, es decir, en terapia psicológica.
Si este conglomerado de situaciones no es atendido regularmente se puede presentar ansiedad y/o depresión donde la ’automedicación’ es el consumo de drogas, alcohol o actividades de riesgo para la seguridad.
Aunque la educación emocional es criticada y la educación formal y popular sumada al machismo se opone a aceptarla, Jean Peaget habla de la estrecha relación entre la inteligencia y la afectividad y cómo beneficia desde la infancia el proceso de aprendizaje. Esto daría origen a personas sin temor a expresar sus sentimientos serían menos afectadas por problemas de ansiedad y depresión; que en ocasiones terminan en suicidios. Evidentemente esto debe ser atendido por profesionales de la psicología.
Desafortunadamente en esta época se alaba el ’counching motivacional’ y se sigue estigmatizando la terapia psicológica. Nada más equivocado que creer que una persona acude terapia porque está loca.
¿Quién padecería realmente de locura entre una persona que gasta su dinero y salud, descuida a su familia, se arriesga a tener accidentes, peleas o exponerse a la vergüenza publica y ’cruda moral’ (con previa advertencia de los efectos del alcohol) y una persona que busca a alguien para hablar, buscar el origen de sus problemas y trabajar en una solución para mejorar su vida?
Eso, mejorar la vida. Estar saludable en cuerpo y mente.
Por eso en este día del profesional de la psicología, termino aconsejando con la autoridad que me otorga haber estado ya en las situaciones planteadas lo siguiente: si por problemas piensan tomar, que sea una terapia. Cuéntenle a alguien de su confianza cómo se sienten y hagan ejercicio. O algo que refuerce su "cuarteto de la felicidad": endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina .


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor