Acusan presunto desvío de millones


Millones de pesos que eran destinados para medicamento y equipo para tratar a infantes del Hospital del Niño DIF en Hidalgo, presuntamente fueron desviados

| Denuncia Ciudadana | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Acusan presunto desvío de millones

Salud

Enero 11, 2021 04:54 hrs.
Salud Estados › México Hidalgo
Denuncia Ciudadana › Emmanuel Ameth Noticias

12,086 vistas

Funcionarios del Sistema de Desarrollo Integral de la Familia en Hidalgo (DIFH) estarían aprovechando la pandemia para hacerse de millones de pesos a costa de la salud de infantes del Hospital del Niño DIF, toda vez que una fuente al interior de la institución denunció que mediante un esquema de complicidades se simularía la compra de medicamento y equipo para llevar recursos a sus bolsillos a costa de la salud de los hidalguenses.

En menos de un año los cuatro involucrados habrían desviado al menos 3 millones 143 mil 731.29 pesos según obra en los documentos oficiales de transparencia, esquema en el que acusan, se cubrirían las espaldas para evitar observación en cualquier tipo de auditoría y donde sus puestos les permiten cerrar la pinza que encubra su saqueo.


El modus operandi

Para que la operación de desvío de recursos tuviera éxito éxito, el denunciante manifestó que se requiere que las partes involucradas en el presunto fraude tengan un puesto estratégico dentro y fuera de la administración pública, de modo que cada uno cubra las espaldas de los demás y así puedan seguir enriqueciéndose a costa de los niños que verdaderamente requieren material y suministro para su salud.

Los presuntamente involucrados serían A. F. H., director general de Planeación, Administración y Finanzas del DIFH; M. A. A. G., subdirectora administrativa del Hospital del Niño DIF; O. M. J., Jefe del Departamento de Adquisición y Almacén del Hospital del Niño DIF; así como L. Á. T., quien es la proveedora que simula la entrega de materiales y suministro médico.

EL ESQUEMA

Mes a mes, el esquema de desvío de recursos se repetiría sin que los organismos de control interno hayan sido capaces de identificar el presunto fraude a las arcas públicas el que son objeto.

De acuerdo con una fuente al interior del Hospital del Niño DIFH, el proceso se llevaría a cabo de la sig. manera:

Tras reunirse y/o comunicarse para identificar el suministro que solicitarán durante el próximo mes, el jefe de almacén O. M. elabora las requisiciones que serán entregadas a la subdirectora del Hospital del Niño A. A.; también proporciona los documentos a la supuesta proveedora L. Á., misma que deberá elaborar su propuesta con base a lo que se le ha entregado.

A. A. entregaría la solicitud del suministro junto con el resto de requerimientos del Hospital al encargado de Finanzas del DIFH A. F., quien no solo autorizaría la requisición, sino que alegando urgencia en la operación dada la situación que se padece por COVID, autorizaría que se realice mediante una Adjudicación Directa.

La supuesta proveedora L. Á. entregaría el suministro aunque no de forma directa, pues enviaría a un personero con la finalidad de recabar firmas de recepción en almacén (con O. M.). En ocasiones las cajas llegarían vacías y en otras ni siquiera eso, pero lo importante sería tener el testigo. Realizado este paso y recibiendo el pago por el supuesto suministro, se encargaría de repartir la ganancia entre las partes.

LAS PRUEBAS

De acuerdo con documentos en poder de este medio, el criterio de excepción para celebrar adjudicaciones directas que beneficiaran a L. Á. se dio en al menos 8 contratos públicos que totalizan 2 millones 311 mil 569.39 pesos, además de existir 4 contratos más 832 mil 161.90 pesos. En conjunto son más de 3 millones de pesos los que se habrían “embolsado” los involucrados y de los que el Hospital del Niño DIF en Hidalgo habría visto nulos beneficios, pues a decir de un informante del nosocomio, son muy pocas las ocasiones en las que llega material y es para justificar compras posteriores de la proveedora señalada.

Entre otros datos que revelaron, destacaron que O. M. radica en Chilcuautla 136 mientras que L. Á. lo hace en Emiliano Zapata 408, ambos en la misma colonia, y que de acuerdo con Google Maps, casualmente ambas viviendas están a menos de 300 metros de distancia la una de la otra, siendo un “negocio” que también habría involucrado “vecinos”.

A. A. colaboró tanto en Sedatu como en la PGR cuando Jesús Murillo Karam estaba al frente de las mismas, condición por la cual también mantiene una amistad cercana con A. F.

Por otro lado, la empresa que recibe los millonarios contratos tiene como dirección una casa-habitación, es decir, que sería fantasma (y/o creada para presuntamente simular transacciones).

El esquema recuerda cuando en Veracruz el gobierno de Javier Duarte inyectaba agua en lugar de quimioterapias a los niños con cáncer, o cuando César Duarte daba también falso medicamento a los infantes, o cuando se ventiló que Javier Corral en Chihuahua tenía cientos de cajas guardadas con medicamento para tratar a los niños con cáncer y que no quería sacar para decir que había desabasto así como para recibir dinero para supuestamente comprar más.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor