Tlamachtiketl

Amatl xoxoktli

Martin Josue Dircio Chautla

Amatl xoxoktli

Educación

Mayo 16, 2019 20:09 hrs.
Educación Nacional › México Guerrero
Martin Josue Dircio Chautla › codice21.com.mx

710 vistas

La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo, según Nelson Mandela. Recordemos también que -la educación empieza en casa-, como reza el dicho popular tan cierto aquí y en cualquier lugar del mundo.

Las llamadas palabras mágicas como los saludos, ’por favor, gracias y con permiso’ se aprenden en los primeros años de la vida. Con esto también el primer idioma con el que nos comunicamos: la lengua materna. Y 2019 fue nombrado por la ONU como el año de la lenguas indígenas o maternas, tema en que México es referente con al menos 69 lenguas con sus respectivas variantes.

De esto y de la lucha por derechos de los pueblos originarios surge el nombre de la columna de opinión que les presento. ’Amatl Xoxoktli’ del nahuatl, papel y verde; haciendo alusión al periódico y enfocada a la educación ambiental como eje principal. Para ustedes: ’La Nota Verde’.

Conjugando la cuestión educativa y los pueblos y sus lenguas originarias se trae a colación el famoso ’rezago educativo’ un problema de mayor gravedad en zonas rurales desde hace décadas. Desde siempre el estado ha tratado de unificar un sistema de aprendizaje desde la cosmovisión de una sola lengua; el español. De esta forma se han ido perdiendo muchas lenguas, lo que a la vez representa una pérdida de la oportunidad de saber algo más sobre el conocimiento humano como lo manifiesta el lingüista Thomas Payne.

Se cierra una ventana, se pierde una forma de entender el mundo y la naturaleza. Pero a todo esto ¿Quién es realmente responsable de este rezago educativo o desigualdad en cuestión de desempeño académico? ¿Docentes, alumnado, condiciones de las aulas o la diferencia de lenguajes? Esta desigualdad, en el primer plano, se ha cargado al profesorado. Se les exige mucho pero no siempre se conoce la dimensión del problema e incluso este gremio no visualiza la magnitud de su responsabilidad e importancia en la sociedad.

Deberían ser los mejores en preparación y actualización y por supuesto, con optima contextualización del entorno al que acudan a impartir clases. El plan 90, por ejemplo, que solicita docentes bilingües no llega ni al 10% de quienes estudian para trabajar con este plan en comunidades con lenguas indígenas, al menos en la UPN Subsede Chilapa, según investigación de Palemón Arcos.

Es una cuestión ética incorporarse a un plan educativo para el que no se está capacitado, no se puede dar clase a un grupo con el que no compartes el idioma, pero una vez más las magnitudes nos rebasan y en este caso es la escasez de empleo y de personas nativo-hablantes con los estudios necesarios para ingresar a las normales y ser docente bilingüe.

Se convierte en un círculo vicioso. El profesorado no enseña en el idioma de la comunidad. El alumnado no aprende en su idioma y por lo tanto es difícil que destaque, pocos terminan su educación y es difícil que se conviertan en transmisores de conocimiento según las normas del estado. Y así por generaciones se bloquea la transmisión y producción de conocimiento en su idioma o como lo denomina Palemón Arcos ’Amochtli Tlamachtilli’.

Un gran acierto, pero con bajo presupuesto, ha sido el Consejo Nacional para el Fomento Educativo (CONAFE). Quienes han ingresado a sus filas han intentado heroicamente y sin el reconocimiento merecido establecer este vínculo entre docente-estudiante-idioma.

Jóvenes que terminando apenas la preparatoria o antes han llevado la educación a los lugares más lejanos, estableciendo sus cimientos. Jóvenes como aquella de 18 años que se fue a la montaña. Lejos de su familia y amistades a comunidades sin energía eléctrica, a veces sin agua y sin tres comidas al día enseñó a leer en dos idiomas. Educando y resguardando parte de la cultura.

Exponiéndose a peligros y humillaciones por una miseria como la señorita Silvina en Balún Canán. Pero su trabajo no destacará en los concursos de conocimiento de zona, sector y demás estratos porque no son en su idioma.

La pedagogía tal y como está planteada ataca en lugar de educar, dice Henry Giroux. Hace que estas comunidades se sientan inferiores.
Las zonas rurales continuarán en el rezago y la culpa ¿será del grupo que ’no quiere aprender, que no quiere sobresalir, echarle ganas’? aunque como dice Gerardo Reyes ’las letras no entran cuando se tiene hambre’ y mucho menos si es en otro idioma. ¿O culpamos a ’los maestros flojos y faltistas’? A pesar de su cheque de 4500 quincenales que al día son como 300 pesos de los cuales muchos pagan sus pasajes en el transporte que cada día hay que buscar porque muchas rutas ya no funcionan por razones de seguridad y tendrá que pagar un viaje particular en el que gasta más de lo que ganará ese día o tal vez caminar mínimo una hora en la oscuridad o bajo el sol hasta llegar al crucero.

Hay que restar también el material didáctico y festejos a los han acostumbrado a muchas comunidades: día de reyes, 14 de febrero, día del niño, día de las madres, día del padre, posadas y las conmemorativas donde hay que llevar banderitas y cromos y de todos esos festejos no se hace uno para la maestra.

Quienes atienden párvulos tendrán que acompañar al baño o consolar del llanto y todo lo que estas tareas implican. Pero para mucha gente es justo porque ’sólo trabajan de 3 a 6 horas’. Aunque a eso hay que agregarle al menos dos horas de traslado, calificar trabajos y exámenes, planeaciones y las compras que les encargan de la ciudad. Además de educar hacen una labor social comunitaria.

El magisterio fue duramente criticado por las manifestaciones y sobre todo por los bloqueos de calles por la defensa de sus derechos laborales atropellados por la reforma educativa del sexenio anterior. Hoy en la capital de Guerrero es algo común pero no es sólo este gremio.

La lucha por el respeto de los derechos siempre ha sido encabezada por los pueblos originarios y docentes, cada quien, con sus intereses, pero son ejemplo de lucha y por ello de constante represión y en esta lucha la sociedad que les debe la habilidad de poder leer esto les dio la espalda porque ’nos han educado en la adoración del yo y héchonos creer que el yo es el todo y que el prójimo es el simple medio de alcanzar tal o cual satisfacción, tal o cual ventaja’ como lo expresara Melchor Ocampo en su discurso sobre la religión y unión.

Aún así se cree que es el gremio más privilegiado y la profesión más fácil. Todas las prestaciones quedan cortas para compensar su labor. Cualquier profesionista se formó inicialmente en un aula. Es ahí y desde la infancia donde se determina el futuro de países enteros y no se les puede dejar toda la responsabilidad. No son únicos responsables por las calificaciones si desde casa no hay apoyo. No es justo ir a exigir que aprueben la hija, pero quejarse cuando se enteran que ’no se puede reprobar’ en primaria. Lo peor es cuando entran a las escuelas incluso a amenazar al dómine.

Se deben evaluar, por su puesto. También hay docentes que se han quedado con tal rezago que ya no son funcionales por su falta de interés en actualizarse. Ya fue aprobada la reforma educativa por el congreso de Guerrero y no cabe desearles suerte, deseo que sea justa y que se respeten sus derechos y sobre todo que mejore la calidad de la educación nacional.

Desde mi experiencia he visto que es una profesión de tiempo completo y por ello dedico este texto a talleristas, entrenadores, a quienes transmiten conocimiento, todo docente y principalmente a profesoras y profesores rurales (tlamachtiketl, en náhuatl) que dejan la comodidad de sus casas y viajan entre retenes y comandos. Será que traen intrínsecas estas palabras de Confucio: ’La educación genera confianza. La confianza genera esperanza. La esperanza genera paz’. Esa paz que necesitan los 43, sus familias y todo el país.

Prohibido olvidar que es el magisterio quien está educando a lo que llamamos el futuro de México.

Ver más