Análisis ‘post mortem’ por debacle de Barcelona en Liga de Campeones


Tras la inefable goleada 2-8 ante Bayern Múnich en Lisboa

| Jesús Yáñez Orozco | Desde diarioalmomento.com
Análisis ‘post mortem’ por debacle de Barcelona en Liga de Campeones

Deportes

Agosto 16, 2020 22:12 hrs.
Deportes Estados › México Ciudad de México
Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

1,026 vistas

+El equipo catalán tenía 74 años sin recibir similar marcador

+’Ahora sí hemos tocado fondo’, resume Gerard Pique

+Se otean cambios profundos en el equipo

+Rumor de que Inter de Milán pretende a Lionel Messi

+A los 33 años, tendría contrato por cinco temporadas y pago de 260 millones de euros

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO/agencias).- El análisis ’post mortem’ por parte de Gerard Piqué fue tan brutal como la humillación sufrida minutos antes por el Barcelona ante el Bayern Múnich, sintetiza el periodista Rob Harris para la agencia noticiosa Prensa Asociada (AP) de Estados Unidos.

Mientras, ante el oscuro esplendor del cuadro español, corrió el rumor de que Lionel Messi iría a Inter de Milán. Tras la goleada, resultó descorazonadora su imagen, lenguaje corporal, mesándose el pelo con la malo derecha, y tocándose el rostro, reflejo de supina impotencia.

’Un partido horrible, una sensación nefasta’, sentenció el defensa emblemático del Barcelona.

Agregó, lapidario:

’Vergüenza es la palabra. No se puede competir así, no se puede ir así por Europa. No es ni la primera, ni la segunda, ni la tercera vez, es muy duro. Espero que sirva de algo, el club necesita cambios’.

El marcador fue oscura losa marmórea: 8-2.

¿Otra cifra reveladora?

Respuesta:

74.

Ése es el número de años que habían transcurrido desde la última vez que el Barça había recibido tantos goles en un encuentro. Fue 0-8 con el Sevilla, por la Copa del Rey, en 1946.

’Creo que ahora sí que hemos tocado fondo. Todos tenemos que mirar para dentro y reflexionar y decidir qué es lo mejor para el club’, comentó el abatido Piqué en la entrevista sobre la cancha con la televisión, tras la goleada que apeó del torneo en los cuartos de final a un equipo que se ha coronado cinco veces en Europa.

En las capitulaciones de las dos campañas previas, ante la Roma y el Liverpool, el Barcelona dilapidó la ventaja que había conseguido en la ida. En este torneo modificado por el coronavirus, el equipo no tuvo oportunidad alguna en un duelo único de eliminación directa.

Ni siquiera Lionel Messi pudo salvar al cuadro español al final de una campaña enturbiada.

La noche en Lisboa fue espeluznante para el Barcelona. Para colmo de sus vergüenzas, fue Philippe Coutinho quien propinó los últimos y demoledores golpes.

Los monarcas alemanes navegaban ya tranquilos en la semifinal con una ventaja de 5-2 cuando enviaron a la cancha al brasileño, a fin de que disputara los últimos 15 minutos.

Coutinho encontró tiempo suficiente para prodigar una asistencia —colocando el balón en la cabeza de un desmarcado Robert Lewandowski— antes de conseguir su propio doblete contra un arquero a quien conoce bien.

Nominalmente, Marc-André ter Stegen es todavía el compañero de Coutinho. El volante ofensivo de 160 millones de euros sigue siendo un jugador del Barcelona. Fue cedido a préstamo al Bayern para esta campaña después de pasar penurias en el club catalán, donde aterrizó en 2018, procedente del Liverpool, como supuesto heredero de Andrés Iniesta.

Jamás tuvo la oportunidad de jugar bajo las órdenes de Quique Setién, contratado en enero como reemplazo del destituido Ernesto Valverde.

Ahora, parece imposible que Setién dirija al equipo en una campaña completa. No después de que el Barcelona finalizó la temporada sin trofeo alguno, algo que no le ocurría desde 2008, justo antes de que Pep Guardiola se hiciera cargo e inaugurara una era de dominio.

El esplendor parece haber dado paso a la decadencia. El Barcelona no ha ganado la Liga de Campeones desde 2005, al término de una campaña en la que acaparó cinco trofeos bajo la gestión de Luis Enrique.

’Si tiene que venir sangre nueva y cambiar esta dinámica, soy el primero en irme’, confesó Piqué.

Setién sabía que el dictamen del defensa encontraría eco en la dirigencia del club.

’Yo llevo ocho meses aquí y cuando Piqué hace una reflexión de éstas seguramente algo tendrá de cierto. No lo sé’, dudó el entrenador.

’Ahora mismo hay una frustración enorme y solamente queda sacar conclusiones y tomar las decisiones que haya que tomar pensando en el futuro. El Barça es un club tan grande que esto le hace mucho daño y algo habrá que cambiar’.

Ese cambio casi seguramente incluirá al propio Setién, según él mismo reconoció.

’La credibilidad de un entrenador disminuye con una derrota de este calibre’, concedió.

El presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu secundó de inmediato la severa evaluación de Piqué y avizoró cambios.

’Tiene razón Piqué. A partir de ahora tendremos que tomar decisiones, alguna ya la teníamos pensada y habrá otras’, advirtió. ’No voy a decir ahora las decisiones, se dirán en los próximos días. Es un día para reflexionar, a partir de mañana intentaremos levantar los ánimos. Prefiero hoy no hablar de decisiones’.

Los jugadores han aceptado su responsabilidad al final de una campaña que terminaron en el segundo puesto de La Liga, detrás del Real Madrid, y en la que fueron eliminados de la Copa del Rey en los cuartos de final.

El único consuelo para el Barça es que el Madrid no puede abultar su cosecha récord de 13 títulos de monarca europeo. Por primera vez desde 2007, ni el Barcelona ni los merengues llegaron a las semifinales.

¿Milanés, Lio Messi?

Aún con la derrota atragantada y sin visos de asimilarse, tras la histórica goleada, el futuro del club catalán luce más que incierto y nada en mar de posibilidades y rumores.

Con un enigma que intriga a la afición mundial:

¿Continuará Messi como azulgrana o migrará para portar los colores del Inter?

Para muchos, el entrenador Quique Setién ya está condenado, según el periódico deportivo catalán Mundo Deportivo.

Contratado en enero para que el Barça recuperara su triunfal ADN, a la deriva después de casi tres años bajo la dirección de Ernesto Valverde, Setién, sin capacidad de reacción y visiblemente perdido en un equipo que le quedaba demasiado grande, no logró insuflar energía al club en sus ocho meses en el cargo.

La leyenda Xavi Hernández, actual entrenador del Al Sadd qatarí, y el argentino Mauricio Pochettino, ex entrenador del Tottenham y ex jugador y técnico del Español, vecino y rival de los azulgranas, suenan para asumir la reconstrucción, según la prensa española.

Otros medios de comunicación, mencionan al entrenador holandés Ronald Koeman y al ex jugador Thierry Henry como nombres que destacan en la terna de candidatos al timón.

Pero Piqué ya lo señaló: No todos los males del Barça se pueden achacar a un técnico llamado al rescate hace apenas ocho meses. Las raíces del problema son más profundas.

La edad media del once azulgrana alineado el viernes por la noche es de casi 30 años, el equipo más viejo dispuesto por los culés en la historia de la Liga de Campeones.

Y Messi, ¿debe renunciar a renovar su contrato para evitar devorar al club que le alimentó desde la adolescencia? El argentino, seis veces ganador del Balón de Oro –la más reciente en diciembre pasado–, ya no es capaz, a sus 33 años, de cargar en solitario con las ambiciones del Barça.

Es el momento idóneo para la ambición del Inter de Milán de hacerse del argentino, que según La Gazzetta dello Sport pretende ofrecerle un contrato por cinco temporadas y un pago de 260 millones de euros.

El ex presidente del club milanés, Massimo Moratti dijo que ahora como simple aficionado no goza de información confidencial, pero conoce el poder económico y recursos de negociación del grupo chino Suning, dueño del conjunto italiano, para contratar a Messi.

«Suning tiene todo para traer a Messi al Milán», sostuvo Moratti.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor