CONTRALÍNEA

Aureoles debe cientos de millones a miles de maestros

Zósimo Camacho | CONTRALÍNEA

Aureoles debe cientos de millones a miles de maestros

Política

Diciembre 15, 2020 01:57 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Zósimo Camacho | CONTRALÍNEA › Emmanuel Ameth Noticias

2,926 vistas

Lucio Jaimes Sánchez es maestro de educación secundaria técnica en una escuela del municipio Lázaro Cárdenas, Michoacán. Aunque se desempeña como docente frente a grupo desde hace 8 años, se le contrata cada ciclo como ’eventual’. Peor aún, desde hace 3 años no recibe remuneración alguna por su trabajo.

Por su parte, Pavel Daniel Díaz Álvarez también es maestro ante grupo. Imparte clases en la Escuela Primaria Niños Héroes, Unidad de Las Ranas, municipio de Puruándiro. Gana 8 mil 400 pesos mensuales pero el gobierno del estado le adeuda alrededor de 20 mil pesos por concepto de bonos y prestaciones de este año. Además, no contará con aguinaldo y no tiene la certeza de que pueda cobrar las últimas quincenas de este 2020.

Los casos de Lucio y Pavel se multiplican por miles y son los que animan las protestas del magisterio en la entidad, que incluyen marchas, plantones y bloqueo a las vías del tren. Empresarios y medios de comunicación condenan la interrupción de las corridas del ferrocarril de carga, que traslada mercancías con rumbo al Puerto Lázaro Cárdenas, uno de los más importantes de América Latina.

Para los maestros, se trata de una de las principales medidas de presión contra el gobierno estatal. Responden a los empresarios que a quien deben condenar es a la administración de Silvano Aureoles Cornejo. El gobierno de extracción perredista-panista es el que ha causado el problema toda vez que no le paga al magisterio los trabajos ya devengados, aducen.

Héctor Ayala Morales, secretario de Educación de Michoacán, reconoce que son 1 mil 200 los trabajadores de la educación ’eventuales’ en el estado. En entrevista con Contralínea, confirma que no hay presupuesto para ellos y señala que el gobierno estatal no erogará ningún recurso hasta no revisar la situación de cada maestro. También asegura que al estado le faltan recursos para pagar las prestaciones, bonos y las últimas quincenas del año de decenas de miles de docentes.

Señala que el faltante es de alrededor de 520 millones de pesos que, asegura, la Federación no ha terminado de ’radicar’. Los maestros aseguran que la cifra es mucho mayor y acusan al gobierno estatal de destinar los recursos de educación a otros rubros.

Ayala Morales, abogado, maestro en derecho constitucional, es el secretario de Educación de Michoacán desde finales de junio pasado. Dice que el estado adeuda prestaciones y bonos a 28 mil profesores y no a 32 mil. Y reconoce que a 1 mil 200 ’eventuales’ no se les ha pagado en todo el año.

Con todo, dice que las protestas no tienen origen en la falta de pago a los profesores. Declara que se trata de un conflicto al interior de la Sección 18 del Sindicato de Trabajadores de la Educación (SNTE) con dos grupos que se disputan la representación de los maestros.

A decir de Héctor Ayala, las razones de la protesta se encuentran en que un grupo –el de ’los radicales’, según su apreciación– quiere hacerse de la titularidad de la representación. Observa que ambos grupos en disputa son de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

’Es una división interna de la Coordinadora que busca a toda costa el reconocimiento tanto del gobierno federal como del gobierno del estado para buscar posicionar sus temas. Es cierto que existen algunos otros temas como el de algunos bonos, componendas económicas que están pendientes de cubrirse, pero lo medular es el tema del control político, de control sindical, el control de la gestoría y el reconocimiento como expresión sindical.’

A finales de febrero pasado se llevaron a cabo dos congresos que arrojaron sendos secretarios generales de la Sección 18. El gobierno del estado reconoce a uno de los bandos en pugna, el de Gamaliel Guzmán Cruz. Con él dialoga, aunque sea el grupo minoritario y no realice protestas para demandar que a los maestros les paguen lo que se les debe. El otro grupo, mayoritario y que organiza la protesta, está encabezado por Benjamín Hernández Gutiérrez.

En entrevista con Contralínea, Hernández Gutiérrez señala que ante las problemáticas que encontró en el gremio, planteó al gobierno del estado una ruta para resolverlas. Luego de la falta de respuesta, buscó la intermediación del gobierno federal. Se celebraron reuniones en la Secretaría de Gobernación (Segob) pero con funcionarios que no tenían capacidad de decisión.

A decir de Benjamín Hernández, tal desdén de las autoridades ’nos obligó, a desarrollar actividades en espacios como las vías férreas y a la idea de llamar la atención tanto al gobierno estatal como el federal’.

Explica que los problemas más urgentes son los económicos, pues a miles de maestros, de por sí con salarios precarios, no se le han pagado prestaciones y bonos. Y a otros cientos no se les está pagando nada. El gobierno estatal dice que es un problema federal. Y la Federación dice que ya envió los recursos al gobierno del estado.

Pero Héctor Ayala, secretario de Educación, dice que ’no tienen razón los maestros y maestras de estar realizando atentados en contra de las vías férreas, en contra del derecho de terceros, porque se han estado pagando las quincenas puntuales con un gran esfuerzo del gobierno federal, de la Secretaría de Finanzas del estado’.

—Pero usted mismo ha reconocido que no les han pagado bonos, que son parte sustancial de sus percepciones –se le señala

—Obviamente, existen algunas áreas de oportunidad como son algunos bonos adicionales que se están pagando al magisterio estatal. Es un año atípico. Sufrimos una caída en la recaudación estatal y eso ha provocado que se tengan algunos adeudos rezagados de la segunda quincena de agosto de este año. Con la coordinación del gobierno federal y el gobierno del estado se cubrieron más de 2 mil 200 millones de pesos que venían rezagados de años anteriores.

El pago de los adeudos es apenas el aspecto más urgente de la problemática que vive el magisterio en la entidad, señala, por su parte, el líder magisterial Benjamín Hernández. Otro es el pago diferenciado. En Michoacán existen dos tipos de maestros: los federales y los estatales. Estos últimos suman 32 mil y los federales 40 mil.

’Desde la entrada de este gobierno [de Silvano Aureoles, 2015-2021], los maestros estatales comenzaron a sufrir el no pago a tiempo, el descuento exagerado del impuesto sobre la renta, muchas incidencias de no pago y todo lo que tiene que ver con lo que nosotros llamamos bonos, prestaciones que desde el nivel federal nos hacen llegar a todos los trabajadores de la educación.’

El secretario de la Sección 18, nombrado en el Congreso Seccional de Bases, explica que a los maestros estatales se les debe, en promedio, 10 bonos. Algunos maestros federales no escapan a esta situación y padecen lo mismo que los estatales.

El otro problema es que se dejó de contratar a los jóvenes normalistas. El año pasado se debieron contratar a 950 y sólo se incorporó a alrededor de 350. Ahora se ha sumado la generación 2020, con otros 950 egresados de las escuelas normales del estado.

Benjamín Hernández Gutiérrez asegura que hay espacios y recursos para todos. De hecho, hay aulas sin profesores en varias escuelas de las regiones rurales. Tan sólo en el más reciente proceso de jubilación se retiraron 2 mil maestros.

’Hablamos de un alrededor de 2 mil espacios vacantes que están ahí y que el gobierno del estado y la Federación no pueden decir que no existen recursos, porque son recursos que ya tienen un techo financiero. Con eso se resuelve este problema sin crear otro recurso más, sin ninguna otra plaza nueva.’

El monto anual que se requiere para cubrir económicamente el sector educativo asciende a 8 mil 500 millones de pesos, aproximadamente. Falta por cubrirse, a decir del secretario de Educación Héctor Ayala, poco más de 520 millones de pesos.

Hernández Gutiérrez, por su parte, no descarga la posibilidad de interponer una demanda legal contra el gobierno del estado por la falta de pago. Señala que los recursos que debieron destinarse al magisterio simplemente se gastaron en otra cosa y ni si quiera se sabe en qué. ’Estamos explorando todas las posibilidades, pero nosotros hemos insistido en que agotemos el diálogo. Aunque se nos ha tachado de intransigentes, nosotros siempre hemos dicho que anteponemos el diálogo. Obviamente que la situación podría desbordarse y tendríamos que buscar otras alternativas’.

Héctor Ayala, por su parte, confía en que se pagará todos los bonos y prestaciones que se deben. ’Hay un compromiso de cerca de 500 millones de pesos con los cuales pagaríamos los adeudos, un compromiso del señor presidente [Andrés Manuel López Obrador]. Confiamos en que llegue este recurso al estado para que se logre cubrir esta deuda y que se acabe con esta bandera de este grupo más radical que tenemos aquí en Michoacán’.

—En una de sus conferencias matutinas el presidente aseguró que la Federación ya había trasladado los recursos, que ya no era un asunto del gobierno federal sino del estatal –se le cuestiona.

—Estamos todavía trabajando con la radicación de los recursos. Confiamos en que se cumpla con la radicación de los mismos, confiamos en que ya una vez pagados estos adeudos no haya argumento válido para [las protestas de] estos trabajadores.

—Es decir, ¿todavía no reciben ustedes todos los recursos del gobierno federal?

—Todavía no en su totalidad. Estamos esperando el apoyo. El gobierno federal hizo el compromiso, más que con el gobierno del estado, con los trabajadores.

El funcionario acepta que esos 500 millones de pesos no alcanzarán para pagar todos los adeudos por conceptos de bonos y prestaciones. Menos aún para enfrentar otras exigencias, como el pago para los trabajadores eventuales. Pero para ellos no habrá nada. Ni siquiera se les reconocerá como tales, aunque en otros años sí se les haya contemplado.

El gobierno del estado no reconoce tener una relación laboral con los trabajadores eventuales. Para ellos no habrá recursos: Secretaría de Educación de Michoacán

’Los trabajadores que no cuentan con un nombramiento, que no cuentan con una plaza, no tienen una relación formal con la Secretaría de Educación. Fueron contratados de manera irregular por estos representantes sindicales, que con el afán de tener más adeptos contratan y meten a las personas a las escuelas sin la autorización de la parte oficial, sin la plaza educativa o de apoyo a asistencia correspondiente.’

—Pero han estado trabajando para la Secretaría por años y se les estuvo pagando –se le hace la observación.

—Es una situación que está proyectándose a atender ya de una manera definitiva, regular. Nosotros no reconocemos a ningún trabajador eventual, porque se trata de poner orden en las finanzas educativas. Algo que ocasionaba inflar las nóminas era precisamente eso: crear plazas estatales sin sustento financiero, sin ingreso y también lastimar trabajadores eventuales que al final del año, por estas fechas, ya exigen el pago de todo el año. Se generaban presiones financieras muy importantes para el estado, se han ido erradicando estas prácticas junto con otras de parte de los mismos representantes sindicales.

—Cómo se solucionará el problema, si no será pagándoles.

—Es una realidad que hemos contado con el apoyo del gobierno federal. En este caso, de la Unidad del Sistema de Carrera de las maestras y los maestros para ir atendiendo, ya de manera formal, a los que son maestros y tienen perfil y al personal de apoyo y asistencia a la educación. Y prohibir tajantemente que se siga permitiendo el acceso a aquellas personas que no tienen relación formal con la Secretaría y que no pasan por los procesos de ingreso ordinario previstos en la ley.

—Es decir, ¿dejarán de ser eventuales y contarán con contrato permanente?

—Efectivamente, es un plan consensuado con la representación sindical y revisando la situación en la que ingresaron, cómo ingresaron, con qué perfil cuentan, qué preparación tienen, en dónde están laborando, desde cuántos ciclos escolares, quién fue la autoridad educativa que les permitió el acceso, cuál fue la representación sindical y obviamente pretendiendo erradicar que se sigan generando estas conductas.

El funcionario dice no saber aún cuántos de esos 1 mil 200 maestros eventuales podrían ser incorporados ni en cuánto tiempo pues, explicó, está en fase de elaboración un programa al respecto.

Del profesor Lucio Jaimes Sánchez dependen cuatro personas. Desde hace 8 años es maestro eventual. Trabaja frente a grupo. Sabe de compañeros que tienen el mismo tipo de contratación hasta por 12 años.

Como no se le paga desde hace 3 años, al terminar el horario escolar se emplea como chofer de taxi. Cada fin de semana instala un puesto en uno de los tianguis de la ciudad, Lázaro Cárdenas. ’Y ando buscando otros trabajos para llevar e sustento al hogar’.

Explica que nunca se le ha pagado por quincena. Hasta antes de que se le suspendieran los pagos, se trataba de una sola percepción anual por 80 mil pesos. No hubo estímulos, bonos, aguinaldo o vacaciones pagadas. Tampoco seguridad social.

’El trabajador eventual es una necesidad en las escuelas, ya que faltan docentes. Así como yo hay muchos trabajadores que ya tienen hasta 12 años cubriendo esos espacios. Ya se les debió de haber regularizado desde hace tiempo.

’Yo tengo 3 años que no recibo un pago en esta institución y estamos luchando por que se reconozcan los pagos. Sobre todo, que se regularice el trabajo para todos los trabajadores eventuales.’

Jaimes Sánchez dice que no sólo padece que –cuando se le paga– reciba un cheque una vez al año. También asegura le hacen firmar un recibo por una cantidad superior a la que realmente le entregan. ’Cuando estamos allá en cobros, en las filas, queremos revisar los contratos y no nos permiten ni leerlos o sacarles una fotografía. Y recibimos sólo el 60 por ciento de lo que se asienta ahí’.

Y si alguien protesta, la respuesta es: ’Si quieres cobrar, fírmale; si no, pues no cobres’.

Pável Daniel Díaz Álvarez es maestro estatal. Los 4 mil 200 pesos que recibe cada quincena –generalmente con retrasos– son insuficientes para enfrentar los compromisos económicos familiares. No obstante, se encuentra por encima de la media, pues la mayoría de los profesores ganan alrededor de 3 mil pesos.

Necesita que le paguen las prestaciones, el aguinaldo, las primas vacacionales. Hoy se encuentra ’en la incertidumbre total; primero, porque no hay la seguridad del pago del salario. Hace 2 años, en diciembre, vivimos lo mismo: estábamos más allá del 20 de diciembre y no había el pago de la primera quincena del mes de diciembre, no había pago del aguinaldo’.

Dice que, en promedio, se le debe a cada profesor alrededor de 20 mil pesos de bonos y prestaciones y 2 quincenas de salario base. En su caso, debe trasladarse a la región rural de Puruándiro. De él dependen económicamente cuatro personas, entre padres y hermanas.

’Nuestra manifestación es por un derecho ganado, un derecho legítimo. Efectivamente, hay responsables y es el gobierno del estado, pero también debe de coadyuvar la federación.’Zósimo Camacho | CONTRALÍNEA


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor