Templanza

BAJO FUEGO

José Antonio Rivera Rosales

BAJO FUEGO

Seguridad

Agosto 17, 2020 20:53 hrs.
Seguridad Internacional › México
José Antonio Rivera Rosales › codice21.com.mx

1,409 vistas

El gobernador Héctor Astudillo se ganó a pulso el respeto del presidente López Obrador, que pasó de hacerse eco de un abucheo a definirlo como un "gobernador ejemplar".

En enero de 2019 en ocasión de una gira del mandatario por Tlapa de Comonfort, un abucheo del público interrumpió el discurso del mandatario local lo que pareció divertir a López Obrador que, haciéndose eco de la ofensa, todavía les preguntó si dejaban terminar su discurso al guerrerense. Todo ello, en una actitud de mofa.

Sin intimidarse, Astudillo le reclamó al presidente su conducta y le dijo, palabras más palabras menos, que si no lo quería en el presidium ya no asistiría a sus eventos. El Peje pareció reaccionar al reclamo y, como justificación, sólo le contestó: "Ya ves como son" (los manifestantes).

Casi dos años después las circunstancias cambiaron radicalmente. Los pronósticos de AMLO no se cumplieron: para fines de 2019 en lugar de crecer la economía colapsó, los homicidios se dispararon como nunca en la historia reciente, los recursos disponibles de los fondos se reserva -algo así como 300 mil millones de pesos- se invirtieron en programas clientelares y, luego, llegó la pandemia con los 55 mil muertos oficialmente reconocidos, que colocan alpaís en el tercer lugar del ranking mundial de muertes causadas por Covid, sólo después de Estados Unidos y Brasil.

Para establecer un parangón: los homicidios causados por la violencia criminal ascienden a 56 mil muertos hasta este fin de semana.

Por contraparte, en Guerrero el gobernador Astudillo -con base en un concienzudo trabajo de coordinación con los mandos federales- logró sacar al puerto de Acapulco del top de las diez ciudades más violentas del mundo en los casi cinco años que lleva al frente del gobierno de Guerrero.

En ese mismo lapso de tiempo ha logrado meter a prisión a 42 criminales peligrosos así como abatir los rezagos en materia de procuración e impartición de justicia, uno de los aspectos gubernativos más sentidos para la sociedad guerrerense.

En sus casi cinco años de gobierno, el mandatario local ha logrado reducir un 40 por ciento la incidencia criminal, bajando sensiblemente los números de homicidios dolosos, las extorsiones, secuestros y robos, lo que no es poca cosa.

Según un informe del jefe de la Región Naval, el trabajo coordinado del gobierno de Guerrero con los mandos federales ha permitido remitir al estado al séptimo lugar en homicidios en el contexto nacional y a los últimos lugares nacionales en materia de robo de transeuntes, robo de vehículos, extorsiones, feminicidios, secuestros y narcomenudeo.

Para el efecto hemos de observar que la Mesa para la Construcción de la Paz ha resultado ser un instrumento formidable para la gobernanza, de modo que los acuerdos surgidos de su seno han permitido combatir eficazmente al crimen organizado tanto como la incidencia criminal común, como antes lo hizo el Grupo de Coordinación Guerrero que se constituyó como un precedente eficaz para la toma de decisiones con apoyo de inteligencia.

En ese sentido es justo reconocer el trabajo responsable y calificado de dependencias como la Secretaría de la Defensa, Armada de México, Guardia Nacional, Centro Nacional de Inteligencia, Fiscalía General de la República y, desde luego, la Fiscalía General del Estado a cargo de Jorge Zuriel de los Santos, que ha asestado golpes fulminantes al crimen organizado tanto como a los delincuentes del orden común.

Algunas personas, como siempre, descalifican tanto el trabajo del gobierno del estado como de la Fiscalía guerrerense, pero para quienes estudiamos este tipo de fenómenos que constituyen verdaderos atentados contra la paz social y la seguridad de las personas, los arriba mencionados son verdaderos logros de gobernabilidad que le dan un sello distintivo al gobernador Astudillo.

Revelan, desde luego, un trabajo responsable y meticuloso que no se interrumpió a pesar de que el mandatario local se enfermó con el virus del Covid, en cuya condición mantuvo vigente en todo momento la conducción del gobierno.
Sólo para citar casos concretos habrá que mencionar la reciente aprehension en Michoacán y en Puebla de José Antonio Galeana Palacios El Capuchino y El Negro Pipa, dos de los jefes del Cártel Independiente de Acapulco (CIDA), el grupo delictivo que desde 2010 se adueño del puerto de Acapulco después de expulsar a los sinaloenses que tenían el control del territorio. En diciembre pasado las autoridades hicieron lo propio con otro de los jefes del CIDA, un sujeto apodado El 14, a quien capturaron en el estado de Oaxaca.

Aunque existen otras células asociadas al CIDA, estos sujetos eran los principales generadores de violencia en el puerto, así como responsales de decenas de homicidios entre ellos el de la youtuber Leslie Ann Pamela "La Nana Pelucas", cometido en 2018.

También fueron aprehendidos ocho sujetos como responsables del homicidio del periodista Pablo Morrugares en Iguala, ademas de criminales peligrosos como Zenén Nava uno de losjefes de Los Rojos, así como a otros delincuentes de bandas delictivas de Tierra Caliente, la sierra y La Montaña, que durante muchos años se habían mantenido impunes.

Otra captura importante fue la ocurrida en días recientes cuando la Policía Ministerial del Estado aprehendió a un sujeto implicado en el secuestro y violación de siete ciudadanas españolas hace años en Acapulco, lo que en su momento causó un escándalo internacional que afectó gravemente la imagen de Acapulco. ¿Acaso no es meritorio?

En materia de combate a la pandemia que ha causado más de un mil 500 muertos en Guerrero, es menester destacar que la estrategia gubernamental estuvo centrada en combatir la propagación. En algún momento hubo un riesgo -angustiante, por cierto- de que las instituciones de salud fueran superadas por la demanda. Aunque tenemos un número muy considerables de fallecidos, al momento los contagios parecen haberse estabilizados y las camas de hospital mantienen vigente un porcentaje de oferta para casos graves.

Si la tendencia se mantiene, entonces en un corto tiempo podremos decir que la curva de los contagios ya fue contenida para bien de los guerrerenses. Por desgracia aquí quienes pagaron el costo fueron los médicos, paramédicos, enfermeras y camilleros, muchos de los cuales resultaron contagiados y algunos perdieron la vida.

La conducción del gobierno del Guerrero está sin duda en buenas manos, a pesar de los malquerientes que por motivaciones ideológicas o de otra índole insisten en denostar al gobernador Astudillo. Si las cosas siguen así, el mandatario habrá entregado buenas cuentas al final de su gestión. Mejor que otros que le antecedieron.

Y que mejor reconocimiento que la respetuosa referencia expresada por el presidente Lopez Obrador en su reciente gira por la entidad.


Ver nota completa...