COVID-19, el asesino que llegó desde China


COVID-19, el asesino que llegó desde China

Política

Mayo 20, 2020 09:57 hrs.
Política Internacional › México
Dante Salmerón S. › codice21.com.mx

1,420 vistas

En estos tiempos de contingencia sanitaria mundial, cuando vemos en las noticias, que las grandes economías del mundo se han puesto de rodillas ante el primariamente llamado ’Coronavirus’ y que los poderosos líderes mundiales literalmente han llorado, mirando a sus países como Italia o España, caerse a pedazos ante un enemigo microscópicamente mortal, que llegó de china a bordo de unas gotitas de saliva con el único propósito de reproducirse y asesinar gente.

Estamos conscientes que las personas necias pueden ser muy frustrantes, porque  hagas lo que hagas, siempre tendrán algo que decir para destruir tus argumentos.

Es una auténtica vergüenza muy peligrosa, mirar en Acapulco a muchas de esas personas, paseando por las calles, jugándose la vida en una estúpida ruleta rusa de ignorancia y cerrazón. Ver a señores mayores comprando despreocupadamente en las plazas y mercados del Puerto, en medio de un mar de gente que al igual que ellos, simplemente no creen o no entienden el verdadero peligro de esta pandemia asesina.

En Guerrero se niegan a quedarse en casa y creen que todo es un invento de EU y CHINA para dominarnos, pero que cuando esto avance sacarán las vacunas que tienen escondidas en el closet.

Con el argumento de ’no tenemos qué comer’ pretenden que el gobierno les solucione todo y cuando alguna vez estos necios, intentaron (en bola) asaltar un supermercado Soriana, con la intención de ’tener comida’, fueron detenidos por elementos de la Marina y la Guardia Nacional en la puerta del establecimiento, pero no con bolsas de frijol o de arroz, sino con pantallas, celulares, y aparatos eléctricos.

Gente necia, que ni en una situación de emergencia como ésta, dejan a un lado sus preferencias políticas y electoreras, siguiendo ciegamente sin utilizar la lógica más elemental, todo lo que les ordena irresponsablemente a manera de sugerencia su líder y presidente de la república, quien  escondiéndose detrás su pueril argumento de ’yo tengo otros datos’ les dice que no hay problema, que se abracen y salgan a comer a los restaurantes, o la más pintoresca de todas, recitar frente a unas estampitas, un verso ’poderoso’ que según él, mata al virus, el hoy tristemente célebre: ’detente enemigo que el corazón de Jesús está conmigo’.

El COVID-19 pasará y la estupidez humana seguirá aquí. Hasta entonces debemos hacer el esfuerzo por quedarnos en casa, tomar en serio las medidas sanitarias que se han implementado para el bienestar de todos. La enfermedad es altamente contagiosa, 100 por ciento mortal y desgraciadamente hasta ahora no tiene cura.


Ver nota completa...