Dan tiro de gracia al Insabi: van contra sus expertos


Dan tiro de gracia al Insabi: van contra sus expertos

Política

Febrero 19, 2021 12:31 hrs.
Política Nacional › México Guerrero
› codice21.com.mx

865 vistas

Las peores pesadillas y augurios de quienes levantaron la voz, pues vieron con desasosiego cómo se extinguía el Seguro Popular para dar paso al Insabi de la 4T, hoy se ven materializadas con el desmantelamiento de un equipo emanado del modelo del Servicio Profesional de Carrera, cuyos puestos penden de un hilo, y avizoran con ello un colapso administrativo que pondría en jaque la operación del instituto.

Sí, 26 trabajadores han dejado de recibir su sueldo durante este 2021 y nadie les da razón de este abuso por parte del Insabi.

Estos funcionarios forman parte de áreas sustanciales como el Despacho de Financiamiento y del Padrón de Afiliados –ay nomás–, motores del desaparecido Seguro Popular y base nodal para la correcta puesta en marcha del Insabi, caracterizado hoy en día por la improvisación.

Desde su titular, Juan Antonio Ferrer, quien no sólo carece de toda experiencia en el sector, sino de ética profesional alguna, pues ante su incapacidad ya debió de haber renunciado.

Pero esto no es la nota; la nota, como ya leyeron, es que el Insabi atropelló a los trabajadores del Servicio Profesional de Carrera que llevaban años trabajando ahí, sin importar su antigüedad, currícula, si le entendían al tema, etcétera, etcétera.

Y no es por echarle más limón a la herida, pero entre los transitorios de la apresurada reforma a la Ley General de Salud se estipula que los recursos financieros, materiales y humanos de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS) –que administraba el empleo de los fondos para el Seguro Popular– serían transferidos al Insabi.

No obstante, entre los estatutos del nuevo instituto no figuraba el Servicio Profesional de Carrera, ni lo adoptaron como modelo de contratación, por lo que muchos funcionarios suscritos bajo este régimen quedaron en la incertidumbre y otros más fueron obligados a firmar sus renuncias bajo presión.

Siendo más específica, para junio de 2019 eran más de 100 funcionarios. Para el inicio de 2020 fue cuando metieron el acelerador para desmonte del brazo operativo del Seguro Popular.

A la fecha, un grupo de 26 funcionarios –remanentes de un grupo de 70 que ya no les renovaron su contrato– está en vilo, pues no sólo no sabe qué pasará con su futuro, sino que lleva sin cobrar tres quincenas a pesar de seguir trabajando.

Lo grave no sólo es que la 4T está atropellando sus derechos laborales y a ellos como personas, sino que al echarlos comenzaría una contratación indiscriminada en el Insabi, que no sólo vulneraría la operatividad del día a día en una institución que debería ser clave en la procuración de salud, sino que pone en riesgo recursos económicos que no garantizan un impacto en la atención de las personas sin seguridad social y condena al rezago a miles de pacientes.

Pues no hay que ser una eminencia para adivinar que las nuevas contrataciones por designación directa, como ya está sucediendo, son de personas que no garantizan tener los CV óptimos para el puesto.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor