El aborto en la pluma de Hugo Wast


Detrás de la ficción de esta hermosa novela, Hugo Wast descubre los reales sentimientos que, desde el momento de la concepción, unen a una madre con el hijo que lleva en su vientre.

| Victor M. Salazar | Desde SN Noticias
El aborto en la pluma de Hugo Wast

Derechos Humanos

Agosto 10, 2018 23:49 hrs.
Derechos Humanos Estados › México Sinaloa
Victor M. Salazar › SN Noticias

2,111 vistas

Capítulo I: Lo que mi ángel me cuenta

Desde hace un instante soy un ser humano. Mi cuerpo es tan pequeño todavía que no puede ser visto por los ojos de nadie, pero mi alma ya es tan grande como lo será siempre. Dios la ha creado para mí, en el mismo momento en que yo he comenzado a existir. Dios me ama como si yo fuera una persona perfecta. Dios sigue creando un sinnúmero de almas cada día, para todos los seres, hijos de los hombres, que son llamados a la vida. Mi ángel me dice que nacerán tantos como se necesitan para repoblar el cielo, que el diablo ha despoblado de la tercera parte de sus habitantes.

Estas cosas profundas para una persona tan pequeñita como yo, son las primeras que me ha enseñado mi ángel guardián. Debo explicar que tengo un ángel guardián elegido entre los innumerables ángeles que quedaron fieles al servicio de Dios.

¡Mejor aún! Me enseña que Dios me ha amado desde toda la eternidad, como si no hubiera de existir otro ser sino yo. Y que por mí ha realizado infinitas maravillas. Así las ha realizado para todos los seres humanos y su Hijo ha muerto por cada uno de ellos, como si fuera el único en el mundo, para salvarlo de la guerra que hace a los hombres el diablo.

Yo apenas entiendo todo esto, pero él me lo repite y trato de retenerlo.

Sin embargo, confieso que me cansa. Querría dormir.

Mi ángel me habla sin ruido y sin palabras. Es como un fluido que me penetra. Lo comprendo perfectamente. Mis oídos todavía no están formados.

Me dice que yo soy un hombrecito. O una mujercita. Lo ignora o no me lo quiere decir. Comprendo que sabe muchas cosas, pero que no conviene que me lo cuente todo. Me guarda infinidad de secretos para cuando yo sea mayor.

Dice que si me habla demasiado, mi pequeño cuerpo se va a cansar.

Y es verdad, vuelvo a sentirme con ganas de dormir un rato largo.

Será mi primera noche en el seno de mi mamá, que todavía ignora que yo existo.

Mi ángel me dice que es mejor que ella siga ignorándolo.

¿Por qué no es bueno que una madre sepa que su hijito o hijita existe ya?

Estoy cansado. Será el primer sueño de mi vida en el suave y tibio seno de mi madre. ¡Qué oscuridad, Dios mío! ¿Es porque todavía mis ojos no se han formado?

leer completo : https://fsspx.mx/es/news-events/news/el-aborto-en-la-pluma-de-hugo-wast-36246

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor