Estados Unidos acude a las urnas tras una campaña marcada por la polarización


La batalla entre Trump y Biden se convierte en un plebiscito a la ola de populismo mundial; Trump, de 74 años, y Biden, de 77

Estados Unidos acude a las urnas tras una campaña marcada por la polarización

Elecciones

Noviembre 03, 2020 09:17 hrs.
Elecciones Internacional › México
Redacción › codice21.com.mx

1,266 vistas

Con las elecciones presidenciales de este martes, Estados Unidos somete a plebiscito (apoyo masivo de un pueblo a una determinada causa) la ola de populismo que ha sacudido la política a uno y otro lado del Atlántico en los últimos años.

La apertura de los primeros colegios electorales en la costa este del país supone el arranque de una jornada clave dentro y fuera de Estados Unidos. Una derrota contundente de Donald Trump supondría un repudio al giro nacionalista y divisivo que ha experimentado el país, del mismo modo que su reelección causaría conmoción en medio mundo.

Su rival demócrata y favorito en las encuestas, Joe Biden, encarna a un político tradicional y moderado, un veterano ejemplar de ese establishment de Washington al que, con sus glorias y miserias, muchos añoran.

Los estadounidenses eligen algo más que a su líder de los próximos cuatro años, escogen a la persona con la que salir de la crisis económica más grave desde la Gran Depresión de 1929; la peor pandemia en un siglo y, también, deben superar una ola de tensiones raciales que no vivían desde la muerte de Martin Luther King. Para cuando abran las sedes electorales este martes, casi 100 millones de ellos habrán votado ya de forma anticipada, un récord que apunta a una gran participación y da muestra de ese convencimiento general de que, en efecto, este país de 330 millones de habitantes, del tamaño de un continente y la economía de un gigante, se juega el futuro de varias generaciones.

Joe Biden, ex vicepresidente de Estados Unidos y candidato nominado del partido demócrata en las elecciones presidenciales del 2020, con la senadora Kamala Harris, en una imagen eleectoral difundida el 11 de agosto, tras conocerse que Harris le acompañará en la candidatura.

¿Por qué puede que no sepamos los resultados la noche electoral?

Varones, blancos y mayores. Trump, de 74 años, y Biden, de 77; resultan antagónicos en todo lo demás. El actual presidente percibió el hartazgo de la clase trabajadora blanca, empobrecida y temerosa de la inmigración, y ganó las elecciones con la promesa de un renacer industrial, bajo la premisa de que un hombre de negocios sabría dirigir el país mejor que la clase política. El ascenso del populismo no comenzó aquel 8 de noviembre de 2016. Para entonces, Francia ya había contemplado el auge de un nuevo lepenismo y el Reino Unido había votado a favor del Brexit. La victoria de Trump, sin embargo, ejerció de amplificador, alumbró una recua de imitadores y convirtió a personajes periféricos como Steve Bannon en estrellas ultraconservadoras en Europa. Ahora, el populismo ha sufrido retrocesos en países como el Reino Unido, donde mengua el apoyo al Brexit; o en Alemania, con un frenazo de la extrema derecha. Estados Unidos ofrece una nueva gran prueba de resistencia a los movimientos populistas. Si estos crecen ante el desgaste del poder, ¿cómo navegan su propia erosión cuando se convierten en aparato de Gobierno?

El propio Trump ha planteado la elección como un plebiscito sobre su persona y su liderazgo. El Partido Republicano ni siquiera se ha molestado en aprobar una nueva plataforma, una suerte de principios y promesas que equivale a los programas electorales europeos que los partidos deliberan en su convención del verano, cuando votan a sus candidatos presidenciales. Por primera vez, el Grand Old Party de Abraham Lincoln anunció que se limitaba a ’respaldar de forma entusiasta’ la agenda del presidente.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor