Fallece a los 103 años Ignacio Trelles, tlatoani del futbol mexicano


El director técnico murió a consecuencia de un infarto como deseaba: dormido y en su cama
Dirigió más de mil partidos, 117 con la Selección Nacional
Con siete títulos de liga en torneos largo, tiene el récord de más campeonatos ganados

| Jesús Yáñez Orozco | Desde Club Primera Plana
Fallece a los 103 años Ignacio Trelles, tlatoani del futbol mexicano

Deportes

Marzo 25, 2020 19:53 hrs.
Deportes Nacional › México Ciudad de México
Jesús Yáñez Orozco › Club Primera Plana

4,464 vistas

BALÓN CUADRADO

A los 103 años de edad, cansado de enhebrar tantos recuerdos, dijo ya basta el corazón del director técnico Ignacio Trelles Campos. Es considerado icono, tlatoani, leyenda, del futbol nacional. Falleció de infartó. Murió como deseaba: dormido y en su cama.

Dicharachero, hablaba con autoridad, porque –argumentaba– tenía «los pelos de la burra en la mano». Nació el 31 de julio de 1916 en Guadalajara, Jalisco, durante la Revolución Mexicana, cuando el país olía a pólvora, sangre y muerte. Balas como réquiem de un país roto.

Su hija Leticia, quien estuvo a su lado los últimos 12 años, confirmó el deceso, anoche, de Don Nacho a la televisión mexicana. Debido a la pandemia del coronavirus, puntualizó, que las exequias se realizan en su domicilio de la zona de Tacubaya, ciudad de México. Habrá acceso sólo a familia y amigos cercanos.

Don Nacho Dirigió más de mil partidos, durante casi cuatro décadas en el banquillo, 117 de ellos con la Selección Mexicana, que incluyen dos copas del mundo. Ganó 15 títulos nacionales e internacionales. Tiene el récord de campeonatos de liga en torneos largo, con siete. Pasó por 11 clubes del balompié nacional. Fue de primeros extranjeros en jugar en la liga semiprofesional en Estados Unidos, a finales de los años 40s.

Como estratega del Tri, previo al mundial de 1966, tras un partido amistoso con Inglaterra, que terminó en goleada 8-0 –y que el técnico Alf Ramsey decía que sus rivales corrían como ’conejos asustados»– el periodista de Excélsior, Manuel Seyde, encargado de la sección deportiva, caracterizado por su pluma punzante, hiriente, los apodó Ratones Verdes. Mote que perdura a la fecha.
Hace unos meses la Lotería Nacional Para La Asistencia Pública decidió homenajear al veterano personaje, dedicándole un billete con su imagen.

Enemigo irredento de los silbantes, decía, desde su ácido ingenio verbal, que los árbitros de futbol no tenían Sida, sino Sada: Síndrome de Abuso de Autoridad.

Recordaba, con una sonrisa casi imperceptible, que colgaba de sus gruesos labios, que durante la época de oro del cine mexicano e iba a vacacionar al puerto de Acapulco, era confundido con el célebre cómico Germán Valdéz, Tin Tan. El Pachuco solía residir en esa ciudad porteña.

También, Trelles confesaba en voz baja, antes de cumplir 100 años, que se iba a morir sin volver a ver campeón a Cruz Azul, equipo de sus amores. La Máquina va para 23 años sin obtener un título de liga.
La carrera deportiva de Ignacio Trelles comenzó como futbolista. Fue con el Necaxa en 1934. En ese mismo año se coronó ‘campeonísimo’ al ganar liga y copa. Las dos temporadas siguientes también ganó el torneo liguero.

Su andar siguió en América (1943-46), Monterrey (1946), Vikings de Chicago (1948) –en la primera liga semiprofesional de Estados Unidos– y se retiró con Atlante en, 1948. Fue luego de sufrir una fractura de tibia y peron, provocada, accidentalmente, por el Pulques León quien había sido su compañero en Necaxa.

En 1950 debutó como entrenador con el Zacatepec en Segunda División y lo ascendió al año siguiente. Posteriormente pasó al Marte y ganó su primera liga en la temporada 1953-54.

Su segunda etapa con el Zacatepec, ganó dos títulos de liga (1954-55 y 1957-58) le valió ser llamado como auxiliar de la Selección Mexicana de futbol, entonces liderada por Antonio López Hernán, para disputar el Mundial de Suecia.

Como entrenador del Tri asistió a los Mundiales Chile 1962 e Inglaterra 1966 y consiguió la primera victoria en una Copa del Mundo, frente a Checoslovaquia 3 a 1 el 7 de junio de 1962, a la postre subcampeón del torneo.

En 1976 tomó las riendas de Cruz Azul y se mantuvo al frente del banquillo celeste hasta 1983 y tras haber levantado dos veces el título de liga.

Con 1083 partidos, es el entrenador que más encuentros suma en la historia de la Primera División en México. Es el entrenador con más títulos de liga en la era profesional: Marte (1), Zacatepec (2), Toluca (2), Cruz Azul (2).

Junto a Víctor Manuel Vucetich son los únicos dos entrenadores que se han coronado como campeones de liga con cuatro equipos distintos.

Frases célebres

A don Nacho Trelles caracterizaba el ingenio del barrio de las colonias de la ciudad de México. Tacubaya, uno de los más emblemáticos de principios del siglo pasado. Nunca pudo quitar de sus labios el tono chilango –ñero, para algunos—que caracterizó la época de oro del cine mexicano. Y que causaba furor en América Latina.

Tuvo dos compañeros, de quienes abrevó ingenio y agilidad mental, que también jugaban futbol aunque nunca fueron profesionales: Daniel Pérez Arcaraz –a quien se recuerda por el inolvidable programa El Club del Hogar de la televisión mexicana– y Régulo, Manuel Tamez, pareja de Madaleno, histriones de aquella época de oro.

Ético, disciplinado, íntegro y profesional. A don nacho nuca se le escuchó decir una mala palabra.

Aquí algunas de sus frases que quedarán en la memoria colectiva del pueblo:

1.- ’El futbol no tiene palabra de honor para dar campeonatos’

Así se refería en repetidas ocasiones al ayuno de campeonatos del Cruz Azul, su entrañable equipo.

2.- ’Así como el árbitro, sin querer, recurría a aspectos negativos, y los jugadores, sin querer, a aspectos negativos, pues uno formaba parte de ese sin querer’

Se refirió Trelles cuando fue cuestionado del porqué, cada que su equipo se veía en peligro en la cancha, arrojaba un segundo balón al campo o le pedía a alguno de sus jugadores que se tirará al césped para que ingresarán las asistencias.

3.- ’La playera de Cruz Azul, pesa igual que un bulto de cemento.’

Decía cada que se le pregunta por la importancia de defender la camiseta de La Máquina, mensaje para cada uno de los nuevos refuerzos que llegan a la institución torneo a torneo.

4.- ’¿Clásicos?, Clásicos, los cerillos»

Lo hacía para disipar la tensión de cara a un juego de alta rivalidad, refiriéndose a una empresa de fósforos.

5.- ’Los técnicos siempre debemos tener la maleta lista’

Frase muy conocida en el balompié local por su constante rotación de timoneles.

6.- ’Hable con el árbitro y si nos deja jugar con 12, por mí no hay problema en que usted siga’

Se lo comentó a un jugador cuando éste se mostró molesto y no quería salir de cambio.

7.- ’Los Clásicos se juegan con la cabeza bien fría y los pies bien calientes’

Argumentó antes de enfrentar al Guadalajara cuando dirigía al América.

8.- ’Lo quiero para que meta goles; no para que se case con mi hija’

Cuando uno de sus jugadores destacados tenía problemas extra cancha lo defendía de esta manera.

9.- ’Lo único que cuenta es el resultado’

Se refería de esta manera a partidos oficiales y de trascendencia. Cuando eran juegos de preparación o pretemporada, sobre todo con la Selección Mexicana, la construía de forma negativa.

10.- ’En el futbol como en la vida, los cambios siempre se hacen con la intención de mejorar.’

Cuando los cambios no le funcionaban.

11.- ’Los elementos que se necesitaban, los tenía en las tribunas… ¡explíqueme!’

Cuando sólo le permitieron tener en la banca a cinco elementos durante los Juegos Olímpicos del 68.

12.- ’Usted no tiene criterio, ni pantalones; es un inepto. Y conste, no estoy insultándolo.’

Fue contra el árbitro De la Mora, cuando decidió reanudar un juego Puebla-Monterrey en el estadio Cuauhtémoc que fue detenido por invasión de la afición a la cancha.

13.- ’Me dijo que me salía o se salía él, pero él se salió antes.’

Recordada anécdota con el árbitro Arturo Yamasaki. El juez lo instó a abandonar el campo después de haber sido expulsado, al encontrar negativa, el colegiado decidió dar por terminado el juego.

14.- ’A veces se juega mejor con diez jugadores que con once.’

Aún muy utilizada en tiempos actuales. Sucedió cuando Albino Morales salió lesionado en un Chivas contra Toluca que ganaba el Guadalajara 1-0. Con 10 en el campo, los Diablos lograron la victoria.

15.- ’Desde la tribuna de La Bombonera veía cómo Italia les metía cuatro. ¡De la que me había salvado!’

Rememoró la goleada de Italia sobre México en el mundial de 1970. Meses antes había dimitido de la selección para dar paso a Raúl Cárdenas.

Ignacio Trelles Campos: genio y figura hasta su sepultura.

(Con información de ESPN y México-as.com)


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor