Gas, luz y gasolina al alza en el mundo; por el momento, México se salva - Para 2022 la tendencia actual del sector energético no parece invitar al optimismo, con la continua subida del precio del gas y el barril de petróleo Brent en torno a 30 euros más caro que como comenzó el año. - Álvaro Obregón - codice21.com.mx

Gas, luz y gasolina al alza en el mundo; por el momento, México se salva


Para 2022 la tendencia actual del sector energético no parece invitar al optimismo, con la continua subida del precio del gas y el barril de petróleo Brent en torno a 30 euros más caro que como comenzó el año.

| Dulce Olvera | SIN EMBARGO | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Gas, luz y gasolina al alza en el mundo; por el momento, México se salva

Política

Enero 04, 2022 04:08 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Dulce Olvera | SIN EMBARGO › Emmanuel Ameth Noticias

1,825 vistas

En 2021 se presentó una alza de precios de la luz, gas y gasolina en Europa occidental, Estados Unidos y China encareciendo otros bienes y servicios, afectando aún más éste invierno por la necesidad de calefacción; hasta el momento en México no se ha presentado un alza de precios.

’El incremento en los precios y la inflación es un fenómeno mundial y México no está exento’, dijo a este medio la Asociación Mexicana del Gas Natural. Sin embargo las necesidades de cada país, sus recursos naturales alternativos (como el carbón o las renovables), la capacidad de competir en el mercado internacional de la energía y los compromisos por cumplir los objetivos medioambientales, serán esenciales para que cada Estado pueda revertir esta situación.

Analistas del sector identifican como causas principales de esta crisis energética global que en el invierno pasado se redujeron las reservas y, sobre todo, a la gradual transición de gas natural, carbón y petróleo a energías renovables, la cual está generando un desbalance entre el consumo de energía —que ha vuelto a niveles anteriores a la pandemia— y la capacidad de generación, lo que acorde con las leyes de mercado, ha generado incremento en los precios.

Para 2022 la tendencia actual del sector energético no parece invitar al optimismo, con la continua subida del precio del gas y el barril de petróleo Brent en torno a 30 euros más caro que como comenzó el año.

De acuerdo con un cálculo del diario The Washington Post, se necesitaría de un aumento de dos mil 500 por ciento en la producción para que la energía solar y eólica reemplacen por completo a los combustibles fósiles, lo que no sucederá en los próximos años.

En el caso del gas natural, explicó la Asociación Mexicana del Gas Natural, es un combustible clave en la transición energética debido a su disponibilidad y su menor impacto ambiental.

Pero en el mercado de futuros de Nueva York este combustible aumentó más del 100 por ciento de 2020 a 2021 y casi un 80 por ciento del gas natural que circula en gasoductos nacionales es importado de Estados Unidos.

’El incremento del gas natural en Norteamérica afecta particularmente a México porque es un fuerte dependiente de este combustible para generar electricidad y un insumo importante para la industria de la manufactura’, subrayó Carranza.

La analista energética Miriam Grunstein agregó que yno de los problemas para México es que Estados Unidos enviará el gas al mejor postor, es decir, lo exportará más a Europa —dependiente ahora de Rusia— que a México.

Los precios del gas natural en Europa, escaso por el desmantelamiento de plantas fósiles en la transición energética, han subido cinco veces respecto al precio de principios de 2020 por megavatio-hora, lo que afecta a las facturas domésticas, a los agricultores y también a productores de comida.

El Bank of America estimó que por los incrementos de los precios de los energéticos en el viejo continente, que aumentó la inflación al 5 por ciento —algo no visto desde 1997—, los consumidores tienen que aumentar su gasto en 500 dólares en promedio respecto al 2020, es decir, hay una afectación en el bolsillo de las familias con menos ingresos.

Europa occidental depende del gas natural importado de Rusia, Argelia, Irán y Azerbayán. Según datos de la Asociación de Infraestructuras de Gas Europeas (GIE), las reservas de gas para el invierno en curso son las más bajas en la última década. El principal proveedor de Europa, la compañía rusa Gazprom, retuvo el suministro adicional de verano más allá de sus contratos de largo plazo para restaurar sus reservas domésticas de cara al invierno.

En la Unión Europea, de acuerdo con The Conversation, algunas de las razones del alto precio del gas son el impacto de la pandemia, el aumento del consumo después del paro productivo, la subida de los precios del transporte marítimo, las tensiones entre Estados y el uso de las materias primas como forma de presión geopolítica ante el duro invierno europeo.

’La gente tiene que dejar de consumir otros bienes para pagar la factura del gas y no morir de frío con la calefacción. Eso también detiene la actividad económica por la reducción del consumo y porque las empresas pierden competitividad porque las tarifas eléctricas se vuelven determinantes y detienen actividades’, planteó Grunstein.

En España se registraron aumentos de tarifas eléctricas históricos cada día, elevando a su vez la tasa de inflación a más del 5 por ciento a finales de año. Los productores alemanes de maíz y trigo no consiguen fertilizante porque fabricarlo requiere gas natural.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, exhortó a los 27 estados miembros a reducir su dependencia del gas natural, no sólo para acelerar la transición a eólica y solares, sino también para reducir la dependencia del bloque de las importaciones de Rusia.

Por otra parte, la demanda asiática de gas natural, especialmente de China, está teniendo un fuerte impacto en los mercados globales, puesto que reduce la oferta disponible para otros lugares.

’China desplegó un programa muy ambicioso y atractivo de apuesta por tecnologías renovables, pero también empezó a desacoplar gradualmente los proyectos de carbón para generar electricidad’, comentó el analista Arturo Carranza.

Algunas empresas eléctricas chinas han optado por interrumpir el servicio porque están sujetas a límites para trasladar el coste a los clientes y a órdenes del gobierno de cumplir los objetivos de reducción de emisiones de efecto invernadero.

Fábricas en la provincia de Jiangsu, en el noroeste de Shanghái, y Zhejiang, en el sureste, cerraron desde mediados de septiembre, y docenas de instalaciones advirtieron de posibles retrasos en las entregas. Dulce Olvera | SIN EMBARGO


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.