‘Hay que dejar de callarnos’: Mujer denuncia abuso e intento de violación de político en Querétaro


‘Hay que dejar de callarnos’: Mujer denuncia abuso e intento de violación de político en Querétaro

Justicia

Agosto 12, 2020 19:54 hrs.
Justicia Nacional › México Guerrero
Códice 21 › codice21.com.mx

835 vistas

Bastó con que una mujer denunciara públicamente que había sido abusada sexualmente cuando era menor de edad presuntamente por Raúl Jaime Pérez, político panista de Querétaro, para que en cuestión de horas surgieran varios relatos de otras chicas y adultas que presuntamente vivieron experiencias similares a manos del mismo sujeto, que no se ha pronunciado públicamente y se desconoce si sigue en la ciudad.

Alessandra Cavazos fue quien decidió empezar a romper la impunidad y ahora pide a todas las mujeres que hayan vivido un abuso que alcen la voz y señalen a su agresor.

En entrevista con Animal Político cuenta que durante 14 años había sufrido su propio silencio, hasta que recientemente, alguien que conoce a Jaime Pérez le preguntó si a ella le había hecho algo alguna vez. Con la pregunta directa, Aless por fin pudo romper esa barrera y su respuesta fue mucho más allá del acoso sexual: le contó que intentó violarla cuando tenía 16 años.

Dado el primer paso de por fin nombrar a su abusador, el siguiente fue firme: poner una denuncia formal ante las Fiscalía General de la República (FGR), y después contarlo en Facebook, donde surgieron otros testimonios.


Aless era apenas una adolescente. Una de sus mejores amigas tenía una hermana mayor ya casada viviendo en Houston, Texas, así que planearon irse allá a buscar vestidos para su graduación de preparatoria con la facilidad de hospedarse en casa de la pareja.

Desde que llegaron, recuerda, la mirada del cuñado de su amiga la incomodó, así como algunas frases y acercamientos físicos. Lo que no se imaginaba es que él pasaría muy rápido de la mirada libidinosa a aprovechar un momento en que las otras dos mujeres salieron del departamento por unas hamburguesas para meterse a la habitación en el que se alojaba Aless.

“Él entró al cuarto, me intentó besar, yo le dije que no. Y ahí fue cuando abusó sexualmente de mí y me intentó violar. Yo le dije que no, me tocó por todas partes sin absolutamente ni cerca de mi consentimiento. Muchas veces le dije que no, que no se me acercara, y ahí fue cuando yo me paralicé… Yo no entendía lo que estaba pasando, nunca había tenido una experiencia sexual en mi vida, tenía 16 años. De repente me bajó las mallas y los calzones, pero en eso llegaron su esposa y mi amiga, y este cabrón me dejó ahí paralizada y dijo ‘Ay, es que estaba ayudando a Aless, se sintió mal’. Yo me quedé ahí mientras ellos comían las hamburguesas”, cuenta.

Después de eso, no supo qué hacer. Tuvo miedo de contarle a su familia, no porque no la respalden y protejan, sino justo por eso, pensando en el impacto que podía tener en su mamá o la reacción que pudiera tomar su papá contra el agresor. Tampoco sabía a quién contarle y si iba a servir de algo.

“Sentía una culpa terrible, vergüenza, asco, miedo, tenía miedo de que si hablaba, por lo mismo de que vivimos en una sociedad machista, no me van a creer, van a pensar que yo me le aventé, voy a tener problemas con la familia de mi amiga… Pues imagínate, era una niña de 16 años, no tenía ni idea de cómo reaccionar o qué se hacía en un caso así”, lamenta.

Lo peor es que el acoso no paró ahí, asegura. Después, cada vez que lo volvía a encontrar en algún evento social, con total impunidad encontraba la manera de acercarse a tocarla y hacerle comentarios sexuales.

Vinieron años de depresión, diagnóstico de ansiedad generalizada, insomnios, de subir de peso hasta 40 kilos y de ir a terapias de todo tipo a partir de los 22 años para ir sanando. Y aunque llegó a contarle a algunas amigas o novios de la experiencia traumática que había vivido, nunca revelaba la identidad de quién había sido. Aless dice que es como si el abusador siguiera teniendo un poder sobre su víctima, como si le arrancara la voz.

El pasado 8 de marzo fue clave para ella. Este Día Internacional de la Mujer ocurrieron en todo México las manifestaciones feministas más grandes que se hayan visto y Aless llegó a sentirse cómplice de su abusador por no haberlo denunciado. Hasta que hace unas semanas por fin pudo hacerlo.

Por un lado más denuncias, por otro censura
La publicación que Alessandra Cavazos hizo en su Facebook se ha compartido más de mil 300 veces en una semana y de inmediato generó más denuncias contra Raúl Jaime Pérez, aunque por ahora parece no haber otra ante las autoridades.

Ella ha recibido en privado testimonios de otras 10 mujeres que aseguran que sufrieron algún tipo de acoso o abuso sexual de la misma persona, desde menores de edad hasta una mujer de 60 años. Algunos de los casos los compartió en su misma red social después de platicar con ellas sin revelar la identidad de las víctimas. Dos le contaron de presuntos tocamientos sexuales incluso frente a la propia familia de Jaime Pérez. Otra describe que siendo menor de edad, la acosó con comentarios sexuales hasta el punto de decirle “no te puedo coger porque tienes 17 años y no eres legal”. Aunque con Alessandra eso no lo detuvo más de una década atrás para estar a punto de violarla.

Pero está sorprendida de que además de otras víctimas del mismo presunto agresor, le han llegado alrededor de mil comentarios de personas, mujeres y hombres, que también sufrieron violencia sexual en la infancia y se ha dado cuenta, dice, de que hay muchísimas formas de agresiones que no son como nos las pintaban en las telenovelas.

De acuerdo con diversos estudios expuestos en 2019 en un foro sobre violencia sexual infantil en el Senado, se calcula que una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños sufren agresiones de este tipo antes de cumplir la mayoría de edad; Querétaro es el segundo estado con mayor tasa de hospitalización de niñas y niños por violencia sexual; pero a nivel nacional solo una de cada mil denuncias termina en condena, es decir, una impunidad de 99.9%.

Aless también se enfrentó ya a comentarios que descalifican su denuncia y la costumbre de perpetuar el silencio, se lamenta. Además de contar su historia en su perfil, la compartió en una página de servicios y recomendaciones entre mujeres llamada Lady Multitask. Primero las administradoras le pidieron que por políticas del grupo no podía poner la foto y nombre del hombre al que acusaba; aceptó borrarlo, pero muchas mujeres empezaron a comentar que no estaban de acuerdo, y que si se trataba de apoyarse entre mujeres, había que replicar esta denuncia.

El resultado fue que el grupo empezó a censurar todos esos comentarios, y la indignación de las mujeres derivó en una nueva comunidad llamada Hermanas Queretanas, donde le llovieron los comentarios de respaldo.

Más allá de Facebook, la denuncia de Alessandra causó conmoción en el círculo político y social de Querétaro. Raúl Jaime Pérez ha sido consejero estatal del PAN, fue presidente de la Comisión Organizadora Electoral en 2015 y director de Investigación y Estadística Legislativa del Congreso local en la legislatura pasada, y actualmente está inscrito como suplente del diputado federal Felipe Fernando Macías, del distrito 4 de Querétaro, que ocupa la capital del estado.

Tras la publicación, Macías se comunicó directamente con Aless para deslindarse de Jaime Pérez y condenar cualquier violencia contra las mujeres. El diputado aclaró a Animal Político que la designación de su suplente fue decisión del partido y él no tiene ninguna relación laboral con él ni han tenido comunicación tampoco.

Al ser suplente, no tiene un cargo como tal ni disfrutaría de fuero en caso de que la FGR actúe contra él. El PAN estatal señaló el jueves pasado que ya hay un proceso para suspender la militancia de Jaime Pérez mientras es investigado, aunque se le solicitaron documentos que lo comprobaran y la respuesta fue que son internos. También aseguró que no se sabe el paradero del acusado.

Aless dice que lo que menos quiere es que el caso se politice. Lo único que desea es que nadie más vuelva a sufrir en silencio una experiencia como la que ella vivió.

“Mi intención ni siquiera es tanto contra él. Quiero animar a las víctimas a dejar de callar el nombre de su agresor, a dejar de callarnos, porque yo sé que un abuso sexual arranca tu voz, te la apagan. Pero quiero decirle a las víctimas de violencia sexual que no se queden calladas, que su voz es el poder más bonito que tienen”.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor