Planeación, no ocurrencias

¡Jálalo que es pargo!

Jacko Badillo

¡Jálalo que es pargo!

Política

Noviembre 30, 2018 15:00 hrs.
Política Nacional › México Guerrero
Jacko Badillo › codice21.com.mx

755 vistas

Además del desastre financiero evidente, y que la actual presidenta municipal se ha encargado de ratificar, una de las acciones mas vergonzantes heredadas del anterior gobierno de Acapulco es la llamada ciclovía o ciclopista.

Como si los acapulqueños fuéramos tontos, el entonces alcalde Evodio Velázquez Aguirre nos quiso dar atolito con el dedo pintando unas rayas sobre la banqueta simulando el espacio destinado para transitar en bicicleta.

Ante la andanada de críticas de algunos sectores, indignación de otros e incluso burlas hacia esa vergonzosa ocurrencia, se pretendió rectificar invadiendo un tramo carretero de la costera Miguel Alemán, con la consecuencia de que como reza un dicho, salió mas caro el remedio que la enfermedad.

Reducir carriles a la principal avenida de este destino turístico derivó no solamente en problemas de tránsito, sino además la tornó peligrosa a la altura del puente de la terminal marítima, pues al conductor de sopetón se le cierra el carril de baja velocidad, en el sentido hacia la Base.

Hoy sabemos, que la actual administración está pensando seriamente qué hacer con esa ocurrencia, pero más allá de la decisión que se tome, este botón de muestra nos sirve para ilustrar que un principio básico de toda administración es el bien planear.

Tomar decisiones con base en ocurrencias o anteponiendo el interés de lucro o de ver con cuánto me quedo del presupuesto asignado, es condenarse al repudio generalizado pues tarde o temprano las cosas caen por su propio peso.

Otros dos claros ejemplos de la falta de planeación del gobierno anterior fueron los botes para basura de a diez mil pesos y los famosos parquímetros que dieron también mucho de qué hablar. Esperemos que el actual gobierno traiga un verdadero plan de desarrollo para Acapulco, que nos sorprenda y nos obligue incluso a aplaudirle. Ya de ocurrencias y malos manejos estuvo bueno.

Mientras tanto... ¡Jálalo que es pargo!

Ver más