Javier Saldaña Almazán: Construir con unidad el futuro de Guerrero


Javier Saldaña Almazán: Construir con unidad el futuro de Guerrero

Educación

Agosto 03, 2020 20:33 hrs.
Educación Nacional › México Guerrero
Códice 21 › codice21.com.mx

737 vistas

La pandemia del Covid 19 ha traído un duelo doloroso a muchas familias. El desempleo y la angustia de muchos ciudadanos ha crecido y muchas empresas (pequeñas, medianas y grandes) están haciendo un gran esfuerzo frente a la adversidad. Ante tales circunstancias, ¿podemos los dirigentes darnos el lujo de la división y de la controversia? ¿Eso es lo que espera el pueblo de nosotros?

Los efectos de esta crisis han sido comparados con los que causó la Segunda Guerra Mundial. Intelectuales de gran prestigio, como Jacques Attali, hablan de la necesidad de adoptar realmente una estrategia de economía de guerra, que en términos políticos significa colaborar entre los distintos y aportar lo que cada uno tiene, para el bien de todos. En este escenario, terriblemente excepcional, los dirigentes debemos actuar con la mayor responsabilidad y cordura, y trabajar diariamente a favor de la sociedad. La división y el conflicto resultan hoy una disputa inútil, sin orientación colectiva.

Internet y las redes sociales ofrecen nuevas posibilidades de comunicación y nos permiten el acceso a fuentes de información antes inaccesibles. Hoy estamos más informados que en el pasado, pero paradójicamente también con mayores riesgos de desinformación.

Las falsedades en la red, sobre noticias o sobre personas, han crecido a tal punto que el alto Comisionado de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, ha llamado al fenómeno ’infodemia’. Es decir, una especie de pandemia de fakes news. En tal sentido, es necesario insistir en el uso responsable que todos debemos tener, y en particular los dirigentes, cuando se usa este medio con fines destructivos que debilitan la empresa común y empequeñecen a sus autores.

Las sociedades no avanzan a través de la difamación, por el contrario, el conflicto divide. La grave crisis actual requiere de trabajo sostenido orientado a la reconstrucción. Así lo están haciendo en el mundo quienes apuestan por construir colectivamente un futuro mejor. Basten dos ejemplos recientes.

El presidente López Obrador viajó a Estados Unidos con motivo de la puesta en vigor del T-MEC (Tratado de México, Estados Unidos y Canadá) para reconstruir con el presidente Donald Trump el dañado tejido productivo y comercial de ambos países, poniendo los intereses de México por encima de las diferencias ideológicas entre ambos mandatarios. En esa visita, hubo reuniones con empresarios de ambos lados de la frontera, generando un buen ambiente económico para atraer y ampliar inversiones en México y exportaciones a Estados Unidos.

El presidente AMLO puso énfasis en la unión estratégica para crecer como una América del Norte unida y recuperar la posición en el PIB a nivel global, que en los años 70 llegaba al 40.4%, y hoy es solo el 26%. Apuntar a la recuperación de América del Norte, sólo puede hacerse a través de una mayor cooperación económica entre los países del nuevo T-MEC.

En el mismo sentido, a favor de la unión y de la cooperación política, en la Unión Europea, de modo inédito redistribuyó riqueza de los países más ricos hacia los más afectados (principalmente Italia y España) para construir una Europa más igualitaria. Veintisiete países con amplias diferencias políticas se unieron para fortalecer a la región.

Angela Merkel frente a la crisis cambió el eje de la política alemana y puso a su país al servicio de Europa. Así, Alemania renunció a que le descontaran las contribuciones para el presupuesto de la UE (como sí hicieron otros países), y en un discurso que seguramente será recordado en los libros de historia, dijo a los miembros del Bundestag: ’el compromiso con una Europa unida es parte de la razón de ser alemana… Para nosotros, Europa es una comunidad de destino’.

Estos casos muestran que cuando se actúa con responsabilidad en momentos difíciles, la unidad de los diversos es la mejor forma de enfrentar los desafíos. Las crisis graves se superan con la unión de los dirigentes, con opiniones e ideas diversas sobre asuntos concretos. Esa diversidad permite construir las mejores soluciones para la sociedad.

El propio presidente López Obrador lo reclamó de manera explícita en su visita a Guerrero, cuando en Chilapa, pidió a los dirigentes ’hacer a un lado la politiquería, la grilla’ y dedicarse a trabajar con amor por la gente. Así lo hace de modo ejemplar el gobernador del Estado de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, con quien hemos trabajado de modo coordinado para paliar en distintos ámbitos, las consecuencias graves de la emergencia sanitaria.

Decía Antonio Gramsci que ’hacer política significa actuar para transformar el mundo’. Y podemos agregar que, en tiempos de crisis como la de hoy, el mundo se transforma para bien, cuando el pueblo y sus dirigentes se unen para construir el mejor futuro común.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor