Jefe ejemplar le regala su primer auto a un trabajador por su "lealtad y compromiso"


Jefe ejemplar le regala su primer auto a un trabajador por su "lealtad y compromiso"

Cultura

Diciembre 09, 2020 16:43 hrs.
Cultura Nacional › México Guerrero
› codice21.com.mx

1,160 vistas

Franco Núñez comenzó a trabajar con Eduardo Fonseca desde hace cinco años en una vidriería, es el empleado con mayor antigüedad y eso le valió una gran recompensa.

Eduardo ya lleva un buen tiempo trabajando en el negocio de los vidrios, comenzó a los 13 años, y cuando contrató a Franco, su taller estaba en su propia casa; pero con el tiempo tuvo el suficiente capital para abrir un local en forma en la ciudad de Centenario, que se encuentra en la provincia de Neuquén, en Argentina.

Esto hizo que Nuñez deseara un auto para trasladarse a su empleo de forma más fácil, así que le comentó a su jefe y él lo acompañó a ver varios autos de segunda mano.

En entrevista con el diario local Río Negro, Fonseca relató sus impresiones de esa visita, "Tenía varias propuestas, entre ellas un Renault 12, pero estaba muy podrido, al que no le andaba el motor, y yo le dije que no gaste plata en eso".

Tras ver varios autos, Franco terminó por desilusionarse y el dinero que iba a destinar para su primer vehículo, lo invirtió en materiales para su hogar.

Pero en Eduardo quedó la preocupación de que su mejor empleado tenía que caminar un kilómetro y medio diariamente para llegar a la vidriería, así que se puso manos a la obra y comenzó a buscar un auto.

"Me puse en campaña para ver si encontraba algo y encontré un Duna que no había que hacerle nada mecánico y con todos los papeles al día, listo para la transferencia", dijo el jefe al citado medio.

Tras comprar el auto, citó a su empleado para comer, pero cuando llegó a la vidriería lo que se encontró fue su auto nuevo, y a su jefe con los papeles en regla y las llaves en la mano.


Franco Núñez comenzó a trabajar con Eduardo Fonseca desde hace cinco años en una vidriería, es el empleado con mayor antigüedad y eso le valió una gran recompensa.

Eduardo ya lleva un buen tiempo trabajando en el negocio de los vidrios, comenzó a los 13 años, y cuando contrató a Franco, su taller estaba en su propia casa; pero con el tiempo tuvo el suficiente capital para abrir un local en forma en la ciudad de Centenario, que se encuentra en la provincia de Neuquén, en Argentina.

Esto hizo que Nuñez deseara un auto para trasladarse a su empleo de forma más fácil, así que le comentó a su jefe y él lo acompañó a ver varios autos de segunda mano.

En entrevista con el diario local Río Negro, Fonseca relató sus impresiones de esa visita, "Tenía varias propuestas, entre ellas un Renault 12, pero estaba muy podrido, al que no le andaba el motor, y yo le dije que no gaste plata en eso".

Tras ver varios autos, Franco terminó por desilusionarse y el dinero que iba a destinar para su primer vehículo, lo invirtió en materiales para su hogar.

Pero en Eduardo quedó la preocupación de que su mejor empleado tenía que caminar un kilómetro y medio diariamente para llegar a la vidriería, así que se puso manos a la obra y comenzó a buscar un auto.

"Me puse en campaña para ver si encontraba algo y encontré un Duna que no había que hacerle nada mecánico y con todos los papeles al día, listo para la transferencia", dijo el jefe al citado medio.

Tras comprar el auto, citó a su empleado para comer, pero cuando llegó a la vidriería lo que se encontró fue su auto nuevo, y a su jefe con los papeles en regla y las llaves en la mano.


En YouTube se encuentra el video del momento en el que Franco recibe el regalo y rompe en llanto de felicidad. También se puede ver que su jefe le dejó un mensaje escrito dentro del auto en el que se lee: "Premio a la lealtad, compromiso, responsabilidad y al amor que le pones a tu labor, felicitaciones".

Sobre su postura como jefe, Eduardo Fonseca dijo a Río Negro, "Yo fui empleado toda mi vida y dije ’no voy a ser como fueron conmigo. Voy a ser un jefe diferente, más que un jefe; un líder’".

Finalmente añadió, "Quiero que todos tiremos de la misma forma. Si yo progreso ellos tienen que progresar conmigo. Debe haber igualdad de oportunidades. Y él es un buen trabajador y se lo merece".


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor