La rentabilidad de la suerte - - Acapulco - codice21.com.mx

La rentabilidad de la suerte


La rentabilidad de la suerte

Economía

Abril 08, 2021 13:07 hrs.
Economía Nacional › México Guerrero
› codice21.com.mx

1,425 vistas

’No me desees suerte, deséame éxito’, me pidió un empresario tapatío después de explicarme un nuevo modelo de negocio. ’La suerte es para los que no están preparados’, complementó. ¿Será cierto que la suerte no juega un papel determinante en el éxito empresarial?

En la mitología griega, Tique personalizaba la fortuna o el destino. Era la diosa que regía la suerte o la prosperidad. Tanto en las monedas, como en los muros a las entradas de muchas ciudades griegas estaba una representación de Tique como reconocimiento de que era ella quien, en forma aleatoria, podía decidir la suerte de un mortal o el destino de una ciudad. En la edad media se le representaba como una mujer ciega que llevaba el cuerno de la abundancia o la rueda de la fortuna.

La palabra suerte viene del latín sortis, que se refería a la tierra destinada al trabajo. Algunas tierras son más fértiles que otras y de ahí su sentido de fortuna y la palabra sorteo.

La suerte no tiene explicación. Va más allá de la comprensión humana, de sistemas racionales, de lógica o estadística. Por ello tiene una naturaleza enigmática. De ahí la superstición o las explicaciones mágicas. ¿Cuánto del éxito de una empresa o de la carrera de un director depende de la suerte?

En el libro Great by Choice, Collins y Hansen estudiaron a algunos de los emprendedores más exitosos de la segunda mitad del siglo XX. Dentro de las variables que tomaron en cuenta para explicar el éxito, estaba la suerte. Ellos definieron un ’evento de suerte’ cuando cumplía tres características: Primero, tú no lo causaste; segundo, el evento puede tener consecuencias potenciales significativas, buenas o malas; y tercero, hay un elemento de sorpresa, algún aspecto del suceso es imprevisto. Basados en esta definición, la evidencia empírica demostró que la historia de las compañías investigadas estaba explicada en gran medida por la suerte.

Otro dato interesante fue que las organizaciones estudiadas tuvieron ’eventos fortuitos’ en similar cantidad. No es que las más exitosos tuvieran más ’buena suerte’ y menos ’mala suerte’, sino que lograron adaptarse a las situaciones desfavorables y aprovecharon la buena fortuna. El estudio de Collins y Hansen nos lleva a la conclusión que no es cuestión de si tendremos o no suerte, pues la tendremos: habrá eventos favorables y otros desfavorables. La pregunta crítica es qué haremos con la suerte que nos toque.Esto es consistente con una investigación realizada por la firma de consultoría BCG y publicada en abril del 2020 como Crisis Can Spark Transformation and Renewal. Se trata de un estudio del 2008 al 2020 de empresas afectadas por la crisis financiera de la primera década del siglo XXI. BCG concluyó que la turbulencia (¡la suerte!) fue la misma, pero no todos reaccionaron igual. Los empresarios con mejor desempeño fueron capaces de modificar su destino antes que los demás. Un aspecto clave fue que tomaron acciones diferentes a las de sus competidores durante y después de la crisis.

Se podría decir que el aspecto determinante es la rentabilidad que se consiga de la suerte. Esto es, aprovechar los eventos sorpresivos favorables (la buena suerte) y adaptarse más rápido que la competencia al mal fario.

El 2021 se vislumbra como un año complicado, lleno de incertidumbre. Los empresarios mexicanos estarán expuestos a lo inesperado. El liderazgo se fundamentará en la capacidad de responder en forma oportuna a lo imprevisto. Los consejos de administración, entonces, deberán estar atentos a la capacidad de sus directores de rentabilizar la suerte. Les deseo a los lectores que fructifiquen la suerte.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor