Mejores universidades de USA, con plantones por genocidio en Gaza


Cientos de estudiantes de universidades como Columbia, Yale, Harvard, Princeton y Stanford entre otras, se manifestaron en contra del genocidio en Gaza, pero que han sido intimidados por los rectores de las respectivas universidades

| | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Mejores universidades de USA, con plantones por genocidio en Gaza
Política
Mayo 02, 2024 16:52 hrs.
Política ›
› Emmanuel Ameth Noticias

1,316 vistas

Cientos de estudiantes de las mejores universidades en Estados Unidos, se han manifestado en contra del genocidio en Gaza, realizando plantones fuera de cada universidad como es el caso de la universidad de Columbia.

En la universidad de Columbia en lugar de retirarse, recibieron un respaldo masivo de cientos de estudiantes, profesores y simpatizantes externos. Este movimiento, que se opone a la guerra en Gaza y a la complicidad estadounidense, se está expandiendo desde universidades privadas de élite hasta instituciones públicas en todo el país.

Los estudiante cantaron y realizaron oraciones musulmanas y judías. Portaron carteles con imágenes que denunciaban la situación en Gaza. Exigieron un cese al fuego y el fin de la complicidad estadounidense. Señalaron en sus pancartas que ’El silencio es violencia’.

Respuesta de la Rectora de Columbia: La rectora Nemar Minouche Shafik de Columbia ordenó a los estudiantes desalojar su campamento en el campus de Manhattan a las 14:00 horas de un día determinado, advirtiéndoles sobre posibles sanciones y suspensiones.

En una conferencia de prensa, los estudiantes declararon que las tácticas intimidatorias de la autoridad no se comparan con las vidas perdidas en Palestina.
Manifestaron su decisión de no moverse hasta que se cumplan sus demandas o sean forzados a retirarse por la fuerza.

Cientos de estudiantes rodearon el campamento central de la universidad, respaldados por profesores. Simpatizantes externos mostraron su apoyo en la entrada principal. Este acto de resistencia estudiantil destaca la solidaridad con Palestina y la exigencia de detener la violencia e implicación estadounidense en el conflicto.


Al llegar la hora límite, los estudiantes respondieron en conferencia de prensa que ’estas tácticas repulsivas de intimidación no significan nada comparado con las muertes de más de 34 mil palestinos. No nos moveremos hasta que Columbia cumpla con nuestras demandas o seamos movidos por la fuerza’.

Poco antes, cientos de estudiantes rodearon el campamento en el gran cuadrante central de la universidad junto con brigadas de profesores que una vez más se proclamaron protectores del plantón. En las rejas de la entrada principal en Broadway y la Calle 116, simpatizantes externos expresaron su apoyo.

La rectora había anunciado horas antes que negociaciones iniciales con representantes del plantón de los estudiantes habían fracasado, rechazó tajante la demanda central de los estudiantes para que Columbia retirara sus inversiones en empresas con vínculos con Israel, pero afirmó que por ahora no llamaría otra vez a la policía como hace unos días -represión que multiplicó plantones en otras universidades.

En la capital del país, un plantón en la Universidad George Washington se reconstituyó después de ser reprimido el viernes pasado, dejando solo unos cuantos estudiantes que la policía rodeó con barricadas para evitar que se sumaran más estudiantes. A las 2 de la mañana de este lunes el sitio fue tomado de nuevo por los estudiantes y en lugar de las 30 tiendas de campaña iniciales, ahora hay 70.

Sophie, universitaria de segundo año en George Washington comentó a La Jornada que estudiantes de todas partes de la capital están participando en las protestas demandando ’el retiro de todos nuestros fondos de inversión [de la universidad] del estado sionista de Israel’.

’He tomado muchas clases sobre descolonización, y esta es una oportunidad para practicar lo aprendido’, agregó. Subrayó que el plantón está inundado de arte y música ’para construir nuestra comunidad entre gente de diversos orígenes incluyendo muchos estudiantes judíos’ y describió como anoche hubo cantos de resistencia irlandeses, filipinos, palestinos y estadunidenses.

Los plantones y actos de protesta de estudiantes siguen multiplicándose a través del país realizados en más de 75 universidades. Se han instalado plantones en la principal universidad pública de Indiana y la de Ohio, la de Carolina del Sur, la Universidad Estatal de Arizona, algunas del sistema público de la Universidad de California incluyendo Berkeley, Los Ángeles y Riverside, la Universidad de Wisconsin y también la de Minnesotta.

En la Universidad de Texas en Austin estudiantes pacíficos fueron reprimidos y obligados a ceder el lugar que habían ocupado sólo para retomarlo horas después al crecer sus números y hacer retroceder, por ahora, a las fuerzas de seguridad.

Las acciones de represión han resultado en aproximadamente mil arrestados alrededor del país, con escenas de violencia física por policías antimotines, ’anti-terroristas’ y hasta Guardia Nacional en diversas universidades tanto privadas como públicas, desde Yale, a George Washington, la Universidad de Nueva York y la Universidad Emory entre otras.

En la Universidad de Indiana la policía colocó francotiradores en algunas de las azoteas de esa casa de estudios; en Nueva York acudieron unidades ’anti-terroristas’ a reprimir algunos de los plantones, mientras que en otras fueron filmados agentes policiacos con armas de fuego listas para usarse, y en algunas se emplearon tasers, balas de goma y gas lacrimógeno contra lo que fueron casi universalmente campamentos y manifestaciones pacíficas.

Aunque la atención de los medios se ha concentrado en universidades de élite privadas como Columbia, Yale, Harvard, Princeton y Stanford entre otras, para los políticos locales y federales es aún más preocupante que el movimiento se está extendiendo a las grandes universidades estatales públicas del país, cuyos estudiantes y sus familias viven -y votan- en esos estados, incluyendo varios que son claves para determinar la elección presidencial y legislativa este año.

Más aún, muchos de los rectores de las universidades privadas están bajo intensa presión de donantes multimillonarios, políticos de ambos partidos para poner fin a los plantones. Algunos legisladores federales demócratas, incluyendo líderes de esa bancada, hasta se han sumado a demandas de sus contrapartes republicanas exigiendo que las autoridades universitarias como las de Columbia tomen ’acción decisiva’ para desmantelar los plantones.


Las técnicas empleadas para dar fin a los plantones en las universidades no parecen ser los más adecuados, ya que lo que comenzó en Columbia se ha convertido en un enfrentamiento a nivel nacional entre estudiantes y administradores por las protestas contra la guerra y los límites de la libertad de expresión.

En los últimos 10 días, cientos de estudiantes han sido arrestados, suspendidos, puestos bajo periodo de prueba académica y, en casos inusuales, expulsados de universidades incluidas la Universidad de Yale, la Universidad del Sur de California, la Universidad de Vanderbilt y la Universidad de Minnesota.

Maryam Alwan pensó que lo peor había pasado luego que la unidad antidisturbios de la policía de la ciudad de Nueva York la arrestara a ella y a otros manifestantes en el campus de la Universidad de Columbia, los subiera a autobuses y los mantuviera bajo custodia durante horas.

Pero la noche siguiente, la estudiante universitaria recibió un correo electrónico de la universidad. Le informaba que ella y otros estudiantes habían sido suspendidos luego de sus arrestos en el ’Campamento de Solidaridad con Gaza’, una táctica que las universidades de todo el país han implementado para calmar las crecientes protestas universitarias contra la guerra entre Hamás e Israel.

Las repercusiones para los estudiantes se han convertido en una parte central de las protestas, y estudiantes y un número creciente de profesores exigen su amnistía. La cuestión es si las universidades y la policía eliminarán los cargos y no aplicarán otras consecuencias, o si las suspensiones y los antecedentes penales seguirán a los estudiantes hasta su vida adulta.

Los términos de las suspensiones varían de un campus a otro. En Columbia y su afiliado, Barnard College para mujeres, Alwan y docenas de estudiantes más fueron arrestados el 18 de abril y rápidamente se les prohibió el acceso al campus y a las clases —en persona o virtualmente—, así como a los comedores.

Para los estudiantes extranjeros que enfrentan una suspensión, existe el temor adicional de perder su visa, dijo Radhika Sainath, abogada de Palestina Legal, un grupo centrado en la defensa de quienes apoyan los derechos de los palestinos, quien ayudó a un grupo de estudiantes de Columbia a presentar una demanda federal de derechos civiles contra la escuela el jueves. Acusa a Columbia de no hacer lo suficiente para abordar la discriminación contra los estudiantes palestinos.

’El nivel del castigo ni siquiera es sólo draconiano, sino que se siente como de una insensibilidad desmesurada’, agregó Sainath.

Barnard, una universidad de Bellas Artes para mujeres en Columbia, suspendió a más de 50 estudiantes que fueron arrestadas el 18 de abril y las desalojó de sus viviendas en el campus, según entrevistas con alumnas e informes del Columbia Spectator, el periódico del campus, que obtuvo documentos internos de la universidad.

El viernes, Barnard anunció que había llegado a acuerdos para restablecer el acceso al campus para ’casi todas’ ellas. Un comunicado de la universidad no especificó el número, pero dijo que todas las estudiantes a quienes se les levantaron las suspensiones han aceptado seguir las reglas de la universidad y, en algunos casos, fueron puestas en periodo de prueba.

No obstante, la noche de los arrestos, Maryam Iqbal, estudiante de Barnard, publicó en la plataforma de redes sociales X una captura de pantalla del correo electrónico de un decano que le notificó que podía regresar brevemente a su habitación acompañada por miembros de seguridad del campus antes de ser expulsada.

Más de 100 profesores de Barnard y Columbia organizaron una ’manifestación para apoyar a nuestros estudiantes’ la semana pasada en que condenaron los arrestos de estudiantes y exigieron que se levantaran las suspensiones.

Más de 40 estudiantes fueron arrestados en una manifestación en Yale la semana pasada, incluido Craig Birckhead-Morton, estudiante de último año. Debería graduarse el 20 de mayo, pero dice que la universidad aún no le ha informado si su caso se presentará ante un panel disciplinario.

Universidades de todo Estados Unidos imploraron a los estudiantes manifestantes propalestinos que desalojen los campamentos de tiendas de campaña con crecientes niveles de urgencia este lunes.

Las clases universitarias en todo el país están concluyendo el semestre y los campus se están preparando para las ceremonias de graduación.

Mientras tanto, un grupo legal que representa a estudiantes propalestinos está instando a la oficina de derechos civiles del Departamento de Educación de Estados Unidos a investigar el cumplimiento por parte de Columbia de la Ley de Derechos Civiles de 1964 por la forma en que han sido tratados.

Las protestas todavía estaban activas en otros campus y al menos una escuela, la Universidad del Sur de California, canceló su principal ceremonia de graduación esta primavera. Con información de AP | LA JORNADA

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Mejores universidades de USA, con plantones por genocidio en Gaza

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.