México tiene una comunidad crypto muy amplia y vibrante: Coinbase


Katie Haun de Coinbase presentó sus mejores argumentos durante el evento VersusByKIO por medio de la empresa mexicana Kio Networks

| Daniela Dib / Fortune | Desde Emmanuel Ameth Noticias
México tiene una comunidad crypto muy amplia y vibrante: Coinbase

Economía

Septiembre 12, 2018 10:32 hrs.
Economía Nacional › México Ciudad de México
Daniela Dib / Fortune › Emmanuel Ameth Noticias

1,956 vistas

Paul Krugman, además de ser un reconocido economista estadounidense, ganador del premio Nobel en este ámbito en 2008 y columnista de The New York Times, es también un escéptico de las criptomonedas. En su columna del pasado 31 de julio, escribió que los entusiastas de las criptomonedas están haciendo que el sistema monetario se retrase 300 años.

Krugman argumenta en su texto que la tecnología detrás de estas divisas digitales es de punta, pero ¿qué problema resuelven, si el dinero aún funciona bastante bien? ’Aún tengo que ver una respuesta clara a esa pregunta’, sentenció en su columna.

¿Quién podría convencerlo de que el Bitcoin y las criptomonedas son el futuro de la economía? Puede que Katie Haun haya estado a punto de lograrlo el pasado 6 de septiembre en Ciudad de México, donde Haun le presentó sus mejores argumentos durante el evento VersusByKIO, presentado por la empresa mexicana Kio Networks.

Además de ser miembro de la junta directiva de Coinbase –– la plataforma de intercambio de criptodivisas más grande de EE.UU––, Haun también es miembro de la junta directiva de HackerOne, y desde junio pasado es socia general de la prestigiada firma de capital de riesgo Andreessen Horowitz, donde lidera el fondo a 16z específico para proyectos de criptomonedas.

En los diez años que trabajó como fiscal en EE.UU., se convirtió en la primera coordinadora de activos digitales del Departamento de Justicia de aquel país. En ese rol, investigó los casos de hackeo de Mt Gox, que quebró en 2014, y del uso criminal de Bitcoin en el sitio Silk Road.

Antes de su conversación con Krugman, Haun se sentó con Fortune en Español para hablar sobre cómo es que divisas digitales como el Bitcoin pueden resolver problemas importantes para dos mil millones de personas, por qué las criptodivisas no propician el lavado de dinero, y lo que opina de Bitso, la mayor plataforma de intercambio de criptodivisas que desde México está ofreciendo ejemplos de caso de uso específicos de criptodivisas.

FORTUNE en Español

Es bastante interesante ver qué tanto ha cambiado el mercado de las criptomonedas en México, no sólo porque la gente está comprando más o se está adentrando en este mundo, pero también en términos de regulación. Recientemente se aprobó la Ley Fintech, y considerando todos los cambios que han visto en EE.UU.,¿cuál crees que es el principal reto para que instituciones tradicionales regulen no sólo en EE.UU. sino en todo el mundo?

Katie Haun: Cuando estaba en el gobierno, y aún ahora que estoy en el sector privado, pude ver que es muy difícil seguirle el ritmo a lo que pasa en este espacio. Se mueve demasiado rápido. Te daré un gran ejemplo: di una clase sobre criptomonedas en 2015 en la Universidad de Stanford, y no mucho tiempo después de eso comencé a recibir solicitudes del plan de estudios; probablemente seis meses o un año después. Pero ya no podía compartirlo porque en él ni siquiera mencionaba a Ethereum. Ethereum fue lanzado en 2015, por lo que mi clase había estado enfocada en Bitcoin.

Aún si me hubiera puesto al corriente con Ethereum, ya no quería compartir el plan de estudios porque, por ejemplo, este año que volví a dar el curso, Bitcoin y Ethereum siguen siendo importantes pero de lo que más quiere saber la gente es sobre las aplicaciones descentralizadas, que llamamos DApps, o sobre o mecanismos de consenso alternativo, o de cambiar del proof of work al proof of stake. Realmente es difícil seguir el ritmo, y creo que es uno de los principales retos a los que se enfrentan los reguladores. Nunca quieres tener una regulación que esté adelantada al entendimiento, así que para tener una regulación debes tener un buen entendimiento, pero es muy difícil tener uno cuando la tecnología es tan fluida.

FORTUNE en Español: El ex gobernador del banco central de México, Agustín Carstens, ha dicho públicamente que el Bitcoin debe levantar dudas. Adicional a estas declaraciones, a nivel nacional existe un entendimiento muy general sobre Bitcoin y las criptomonedas. ¿Cuál crees que es una buena manera de hacer que un mercado como éste vaya ingresando al mundo de las criptomonedas?

K.H. En EE.UU. tuvimos una situación similar. No fue el gobernador del banco central, pero fue Jamie Dimon, director de JPMorgan Chase, quien famosamente dijo algo parecido, que el Bitcoin es un fraude. Pero resulta que Jamie Dimon y JPMorgan se han asociado con Zcash, una criptodivisa que quiere competir con Bitcoin. Creo que estas declaraciones muy generales están contribuyendo a muchos mitos. En términos de México, la realidad es que aquí hay una comunidad crypto muy amplia y vibrante. Bitso es una de las plataformas de intercambio más grandes y es originaria de este país. El CEO de Bitso [Daniel Vogel] me dijo algunas estadísticas interesantes de cosas que ha estado viendo en este espacio. Ve un crecimiento en la generación millennial que está llegando a él. Vio que tan solo el año pasado, $16 millones de dólares en remesas en Bitcoin se enviaron de EE.UU. hacia México. Creo que esa es un área en donde las criptomonedas realmente pueden hacer mucho.

Hoy el mercado de remesas más grande del mundo es justamente México y EE.UU. $24,000 millones de dólares van y vienen entre ambos países– tan solo entre personas, ni siquiera estoy hablando acerca de empresas–. Hay muchísimos intermediarios que se llevan un gran porcentaje de ese dinero; dinero por el que la gente está trabajando duro y enviándolo a sus familias. Y uno de los casos de uso interesantes que Bitso está viendo aquí en México es que la gente está comenzando a enviar remesas con criptomonedas porque las tarifas de transacciones son mucho más bajas.

Además, se pueden realizar de manera instantánea; no les toma días [como ocurre de manera tradicional]. Así que creo que las percepciones están cambiando en México. Espero que, como ocurre en EE.UU., mientras más individuos tradicionales participen en este espacio y se vuelvan jugadores, más de estos mitos van a desaparecer. Y solo para aclarar, ciertamente hay mucho fraude en este espacio. No te diré lo contrario. Pero al estar en el consejo de Coinbase, algo que esta empresa se toma muy en serio es la auto regulación. Es una era completamente nueva y no todas las regulaciones responden a esta tecnología, así que muchas de las plataformas de intercambio están pensando “¿Qué tipo de programa deberíamos tener aquí para ser responsables con los reguladores?”

FORTUNE en Español: En junio pasado se anunció que la firma Andreessen Horowitz lanzará un fondo dedicado a las criptomonedas, enfocado no sólo en el mercado interno de EE.UU. sino en proyectos internacionales. Ahora que hablabas sobre Bitso, que trata de resolver los problemas de las remesas, ¿qué otros proyectos has visto que tengan aplicaciones interesantes de las criptomonedas?

K.H. Una se llama Zello y está haciendo mucho trabajo en Africa, aunque tienen su sede en San Francisco. Otra compañía es Abra, que empezó en el corredor entre EE.UU. y Filipinas. Lo que estas compañías están descubriendo rápidamente es que con dos mil millones de personas en el mundo que no tienen acceso a servicios financieros básicos, el mercado es mucho más grande que en el que iniciaron. Abra comenzó con un país, Filipinas, y ahora están en 155. Zello rápidamente se está expandiendo también, dando acceso a servicios financieros a gente en Africa que no está bancarizada. La necesidad está ahí. Hay gente en EE.UU que está escéptica sobre por qué necesitamos criptomonedas si nadie quiere utilizarlas. Nadie quiere usarlas como forma de pago, y generalmente no ves a gente comprando café o gastando Bitcoins. Pero la razón por la que gente opina esto es porque ve las cosas desde un lugar de privilegio. “Tengo acceso a una cuenta de banco. No importa que sea mujer, aún así puedo tener mi propia cuenta de banco.” Eso no es cierto en todos lados.

FORTUNE en Español: Como fiscal también has tenido experiencia con pandillas y narcotráfico. Desafortunadamente, México como país tiene un gran problema con esto. De hecho, una de las principales preocupaciones del gobierno es que las criptomonedas permitan que más cosas de este tipo sucedan. ¿Qué les dirías a los detractores de las criptomonedas sobre este tema?

K.H.La principal crítica que he escuchado sobre esto es que va a permitir que florezca el lavado de dinero. Pero no creo que este sea el caso. Es un mito. Hoy en día, quienes lavan dinero no necesitan criptomonedas porque las monedas fiduciarias les funcionan perfectamente. De hecho, 99.9% de todos los crímenes de lavado de dinero en el mundo son exitosos. Y de todos los que son procesados, menos del 1% de las ganancias criminales es recuperado. El hecho es que este crimen ya está floreciendo con monedas fiduciarias y que lo ha hecho por años y años. La industria de servicios financieros aporta $20 mil millones de dólares cada año de manera colectiva a programas anti lavado, y todas las plataformas de intercambio de criptomonedas están sujetas a todas esas leyes.

Pero como fiscal te puedo contar lo que he visto: en los casos donde las criptomonedas fueron utilizadas, pude rastrearlas más fácilmente. No tuve que recurrir a los tratados legales para obtener estados de cuenta bancarios si los necesitábamos de otros bancos, porque creeme: los lavadores de dinero sofisticados no solamente están usando bancos estadounidenses. La gente piensa que es muy fácil rastrear transacciones para rastrear el dinero, pero en realidad no es tan fácil, especialmente cuando el dinero se está moviendo entre fronteras. E incluso si pudieras rastrearlo, el dinero puede haber desaparecido para cuando lo encuentres, y no siempre puedes procesar un caso cuando el dinero ya desapareció. Pero lo opuesto ocurre con las criptodivisas. [En mi caso] teníamos una blockchain. No era que yo o los agentes con quienes trabajaba tuviéramos un antecedente técnico especial, pero fuimos capaces de subirnos a esta blockchain en una wallet para poder juntar las piezas por nosotros mismos.

No voy a decir que fue fácil, pero sí más fácil que embarcarnos en una investigación internacional de múltiples niveles para averiguar dónde estaba faltando el dinero fiduciario. Además, nunca se pueden borrar esos registros. Así que no, no creo que el dinero montado en criptomonedas permitiría que floreciera el lavado de dinero: eso ya está sucediendo. Pero creo que las criptomonedas sí ayudarían a encontrar una fuente adicional de evidencia.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor