Nunca se rindió aunque la humillaron; fracasó mil veces y se levantó mil una; tiene empresa de mil millones de dólares


La propietaria de Canva tuvo que ser rechazada un centenar de veces antes de ver el éxito; nunca se rindió

| Nina Zipkin | ENTREPRENEUR | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Nunca se rindió aunque la humillaron; fracasó mil veces y se levantó mil una; tiene empresa de mil millones de dólares

Empresas

Octubre 10, 2019 01:26 hrs.
Empresas Nacional › México Ciudad de México
Nina Zipkin | ENTREPRENEUR › Emmanuel Ameth Noticias

2,443 vistas

Una historia de vida que inspira por el éxito obtenido es el de esta gran emprendedora que tuvo que ser rechazada una centena de veces para pulirse y conseguir el éxito; tampoco sucumbió a las facilidades de verse favorecida mediante amistades, su brillo es propio y sólo lo debe al esfuerzo, por eso puede mirar a su familia a los ojos.

Melanie Perkins, de 30 años, ha creado negocios creativos desde que era adolescente. Su primera empresa de diseño y venta de bufandas para vender en Perth, Australia, la puso a los 14 años.

A los 22, Perkins fundó su siguiente empresa, Fusion Books, un sistema digital para que las escuelas pudieran diseñar sus anuarios. Actualmente, Fusion Books es el publisher de anuarios más grande en Australia y también tiene presencia en Francia y Nueva Zelanda.

En 2013, Perkins lanzó su tercer negocio: Canva, una plataforma que le permite a cualquiera crear diseños de calidad profesional, independientemente de su nivel de experiencia. Hoy en día, Canva tiene más de 10 millones de usuarios registrados en más de 190 países. La plataforma está disponible en 100 idiomas y tiene una librería de más de 3 millones de imágenes, con inspiración nueva día tras día. La empresa, que tiene un equipo de más de 250 empleados, fue valuada en $1 billón de dólares en enero de 2018.

Parece que las cosas se le dieron fáciles… Pero la verdad es que no.

Nos sentamos a platicar con Perkins para hacerle 20 preguntas y descubrir qué es lo que la motiva.


¿Cómo empiezas tu día?
Lo primero que hago cada mañana es entrar a las redes sociales de Canva para ver qué dice nuestra comunidad. Me motiva escuchar las historias de diseños increíbles, y claro, recibir retroalimentación de lo que les gustaría que mejoráramos

¿Cómo terminas tu día?
Siempre se me ha dificultado mucho dejar de hacer lo que sea que esté haciendo e irme a dormir. Este año estoy haciendo un gran esfuerzo. Tengo un calendario físico que me mantiene a raya y tacho los días en los que logré dormir por lo menos 8 horas.

Un libro que haya cambiado tu forma de pensar y por qué
Aprendí muchísimo leyendo un libro titulado Designing the Obvious de Robert Hoekman. Explica cómo crear experiencias digitales que la gente disfrute, que sean fáciles de usar y muy intuitivas.

Un libro que siempre recomiendes y por qué
Designing the Obvious. Cambiará la forma en la que piensas (sobre desarrollar experiencias).

¿Qué estrategia usas para mantener la concentración?
La buena comunicación es una de las cosas más importantes a la hora de ser un buen líder y ayudarle al equipo a tomar buenas decisiones y lograr sus objetivos. Al principio éramos muy pocos sentados en una mesa y todos sabían en lo que estaba trabajando el de al lado. Ahora que hemos crecido a más de 200 personas en nuestras dos oficinas de Sidney y Manila, es muy importante que todos tengan el mayor contexto posible.

A lo largo de la semana, cada equipo hace un resumen del progreso de los proyectos, y los viernes hacemos una sesión de standup en toda la empresa, lo cual es una gran oportunidad para que todos convivan y compartan su conocimiento. Nuestra estructura de tener equipos pequeños y empoderados les permite ser ágiles y moverse más rápidamente, además de darle un sentido de pertenencia a cada equipo y de responsabilidad sobre su trabajo para que sean tan efectivos y creativos como sea posible.

Cuando eras niña, ¿qué querías ser de grande?
Se podría decir que el diseño siempre ha tenido un gran papel en mi vida. Cuando tenía 14 inicié mi primer negocio de bufandas hechas a mano que vendía en tiendas y mercados en Perth, y nunca olvidé la libertad y emoción de poder construir un negocio. Esa ha sido una de las fuerzas dominantes que me llevaron a lanzar lo que evolucionó a ser Canva.

¿Qué aprendiste del peor jefe que hayas tenido?
No podría decir que he tenido un jefe terrible, pero sí aprendí de experiencias paralizantes de rechazo al inicio, lo que hizo que fuera importante mantener el enfoque en mi objetivo y ser persistente. Cada vez que un inversionista nos hacía una pregunta difícil o nos daba una razón para no invertir, nos enfocábamos en lo que cambiaríamos. Yo revisaba nuestra propuesta después de cada junta, más de 100 veces al año, para constatar preguntas o arreglar lo que fuera que hubiera que arreglar. Lo normal después de tu centésimo ‘no’ es dejar de intentar, pero tienes que perseverar. Continuamente invertía mi energía en cosas que podía mejorar, resolver, intentando encontrar gente que creyera en mi visión y que quisiera subirse al viaje.

¿Quién ha sido tu mayor influencia en temas laborales?
Un momento clave en mi vida fue la primera vez que conocí a Lars Rasmussen, un cofundador de Google Maps. Hasta ese momento, no había pensado en que las personas que tienen empresas enormes, empresas que cambiaron al mundo, eran normales, y agradables. Esto cambió radicalmente mi perspectiva y la escala de la visión que yo tenía para Canva. Lars también jugó un papel importante ayudándonos a conseguir un equipo experto en tecnología y nos ayudó a conseguir el cofundador perfecto. Cameron Adams, extrabajador de Google, es nuestro CPO, y Dave Hearnden es nuestro CTO.

Un viaje que te haya cambiado
Puede que mi viaje a India haya tenido un mayor impacto. Es como otro mundo, la gente es tan amigable y te hacen sentir tan bienvenida que cambió la forma en la que pensaba sobre la vida y su significado.


¿Qué te inspira y por qué?
A nuestro equipo le motiva muchísimo escuchar historias de nuestra comunidad. Hace poco supimos de una persona que logró que su diseño de Canva fuera utilizado en un banner digital, ¡sin tener nada de experiencia en diseño! Más allá de los pequeños negocios y las grandes empresas, tenemos más de 17,000 fundaciones alrededor del mundo que están usando Canva para recolectar fondos. Esto es lo que hace que todo valga la pena.

¿Cuál fue tu primera idea de negocios y qué hiciste con ella?
Mi cofundador, Cliff Obrecht, y yo, decidimos probar la idea de facilitar el proceso de diseño lanzando Fusion Books, una herramienta de diseño digital que ayuda a las escuelas a armar sus propios diseños para los anuarios.

En cinco años, Cliff y yo logramos que Fusion Books se convirtiera en la empresa de anuarios más grande de Australia, y nos expandimos a Francia y Nueva Zelanda. Pero siempre supimos que la tecnología que habíamos creado podría ser aplicada en un rango mucho más grande, y así fue como nació Canva.

Un trabajo que hayas tenido de joven que te haya enseñado algo importante o útil
Recuerdo la primera vez que dibujé marcos para Fusion Books, habíamos contratado a una empresa de software para desarrollarlo. Ver que se hacía realidad parecía magia. Como nosotros financiamos la empresa, habíamos estado trabajando en la sala de mi mamá durante los primeros años, ¡incluso metimos imprentas!

Nuestro primer negocio nos enseñó muchísimo sobre cómo manejar tus prioridades con tiempos cortos. Teníamos que ser redituables pronto o no hubiéramos tenido una empresa.

¿Cuál es el mejor consejo que has seguido?
Hay una gran cita de Paul Graham, inversionista y consejero, que me encanta: “Las mejores ideas para una startup tienden a tener tres cosas en común: son cosas que los fundadores quieren, que pueden construir y que los demás no han notado que vale la pena hacer”.

No creo que debas preguntarle a tus clientes o usuarios lo que deberías crear. Se me ocurrió la idea de Canva cuando vi que los estudiantes a los que daba tutorías batallaban para aprender a usar programas de diseño, a pesar de llevar meses tomando clases. Si les hubiera preguntado a ellos lo que querían, me hubieran pedido mejoras para los softwares de diseño ya existentes, y la gente sin experiencia previa nunca hubiera descubierto su habilidad para diseñar. Sin embargo, fue la información que recopilé al observar a gente que no sabía nada de diseño, intentado usar esas herramientas, lo que se convirtió en el cimiento de Canva.

¿Cuál ha sido el peor consejo que te han dado?
Como fundador de startups, recibes muchísimos consejos, así que rápidamente aprendes a diferenciar a quién debes escuchar y cómo tomarte sus consejos.

Un tip de productividad que juras que funciona
Uno de los valores que tenemos en Canva es ‘poner objetivos increíblemente altos y lograrlos’. Esto ha sido fundamental para que Canva despegue, pero llevar la empresa al siguiente nivel es aún más importante. Tener grandes ideas loquísimas y perseguirlas puede ser intimidante, pero te obliga a seguir intentando y a soñar cosas cada vez más grandes.

¿Hay alguna app o herramienta que uses de manera sorprendente para que las cosas sucedan o para mantenerte en el camino?
Estoy totalmente sesgada así que diré Canva. Me encanta que sea tan amigable con los usuarios, y que sea tan accesible, haciendo que cualquier persona en el mundo pueda diseñar cualquier cosa y publicarla donde quiera. Pero también me encanta el lápiz y el papel, escribo mi lista de pendientes a mano y paso mucho tiempo dibujando con nuestro equipo de producto. Para ellos es muy importante ponder convertir sus ideas en formatos fáciles de iterar para encontrar la solución más simple.

¿Qué significa para ti el concepto de equilibrio entre trabajo y vida personal?
Somos lo que hacemos de manera constante, y ser constante con la perseverancia y el trabajo duro ha sido lo mío desde que tenía 14 y empecé mi primer negocio vendiendo bufandas, para luego crear Fusion Books a los 19, y hasta el punto en el que estoy ahora con Canva. Soy muy afortunada de tener una red de apoyo junto a mí y trato de dedicarles tanto tiempo como me sea posible, lo mismo para mis relaciones personales.

¿Cómo evitas la fatiga?
Me gusta viajar cada vez que puedo. En las vacaciones de la universidad pasé muchos meses viajando de mochilero en India, África y el sudeste asiático. Siempre me han gustado las experiencias nuevas, salir de mi zona de confort.


Cuando la creatividad no fluye, ¿qué haces para volver a innovar?
Una de las cosas más satisfactorias y motivasteis es el equipo que he construido en Canva. Cada día llego a trabajar con gente súper inteligente y amable, gente que tiene grandes sueños y planes para la empresa. Ayuda mucho poder rebotar ideas con gente tan talentosa.

¿Qué estás aprendiendo en este momento y por qué es importante?
La introducción de Canva a más mercados ha sido una experiencia de aprendizaje sumamente emocionante para todos. Hemos investigado mucho sobre la estética predominante de muchos países y hemos creado plantillas localizadas para ciertas festividades y celebraciones. Por ejemplo, en Estados Unidos está Halloween, pero nuestra comunidad en Alemania busca plantillas de Oktoberfest. Creo que poner primero a los usuarios es muy importante, sus necesidades y los que están buscando, para que Canva sea la única tienda que necesiten para sus diseños. Es un proceso de aprendizaje que nunca para porque el diseño no deja de evolucionar.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor