La hora de la guerra (segunda parte)

Propuestas y Soluciones

Jorge Laurel González

Propuestas y Soluciones

Política

Febrero 19, 2021 19:55 hrs.
Política Nacional › México Guerrero
Jorge Laurel González › codice21.com.mx

1,688 vistas


¡Ah, los generales! Muchos, pero no buenos para mucho.
Aristófanes, dramaturgo griego.

Nos queda claro que estamos en una guerra contra un elemento invisible, un virus que le está haciendo a la humanidad mucho daño. Ese daño se acrecienta, con la ignorancia de la población.
Hace poco dejé mi vehículo en el taller para una revisión y tuve que tomar un taxi, me subí en la parte de atrás, con el objeto de optimizar la sana distancia, con el cubrebocas puesto, el conductor no tenía cubrebocas, le pregunté si no lo usaba, me dijo que no, que el COVID no existía, que la enfermedad era producida por los gases que el gobierno arrojaba al aire, habló de cadmio, me dijo que yo me debería de quitar el cubrebocas, que solamente me hacía respirar el mismo aire que desechábamos, que Dios nos había hecho perfectos y que teníamos que inhalar y exhalar y que la biblia no decía nada sobre la utilización del cubrebocas, su exaltación fue en aumento.

Todo esto sucedió antes de que el vehículo circulara más de dos cuadras, le tocó un semáforo y ante la amenaza de que continuara con su sermón, que se sentía cada vez más agresivo, abrí la puerta del taxi y me salí, sin decir nada.

Sus gritos acompañaron mi salida. ¿Por qué comentarles esta singular anécdota? Porque es claro que el peor enemigo en esta guerra bizarra, es la ignorancia. Ante un sujeto que obviamente pertenece a un grupo cristiano fundamentalista, no puedes argumentar nada. Lo intenté, le dije que la pandemia era real, en el par de minutos que duró nuestra interrelación. Sin embargo, el buen hombre respondía a la información que le dio seguramente su ministro de culto.

Las teorías de la conspiración, (gases que el gobierno arroja) tienen adeptos, y ante este tipo de situaciones es difícil tomar medidas. El gobierno municipal debería de implementar operativos y detener e impedir la circulación a cualquier transporte público donde el operador o los pasajeros, no usen mascarillas. Los ministros de culto, deben de tener claro que la prevención, no va en contra de ningún designio divino.

Las mascarillas protegen, si no impiden al 100 % la posibilidad del contagio, si lo disminuyen y lo más importante, si el contagio se da, se reduce la carga viral.

Las mascarillas han sido la clave en muchos países. Aquí en México, desgraciadamente ha habido una postura incierta al respecto. Incluso vender insumos de este tipo, a China, al inicio de la pandemia, fue un error.

No soy médico, ni tengo conocimientos sobre medicina, y por ello he preguntado a algunos amigos médicos, especialistas en Epidemiología e Inmunología, sobre una declaración que me llamó la atención, la posibilidad de mezclar vacunas (la primera dosis de una vacuna y la siguiente dosis de otra vacuna). Esta declaración la hizo el Dr. López Gatell.

Aunque cualquier vacuna, es mejor que ninguna vacuna (aun cuando en Suiza, han rechazado la vacuna Astra-Zeneca), la mezcla de vacunas no tiene (hasta el momento) ningún sustento médico, que permita aplicarlas. Tal parece que es una posibilidad, producto de una falta de organización en el acopio de las dosis.

Seamos claros, en este tema, ya no pueden existir consideraciones de tipo político. Todo es meramente técnico. Se debe de vacunar de manera eficiente, para ello se requiere apoyarse en el sector salud y conseguir (comprar) las dosis que sean necesarias, no experimentar con nuestra población.

No obstante, está en este momento realizándose un estudio, para valorar la posibilidad de mezclar vacunas, los resultados no están listos, mientras no haya pruebas conclusivas, no debemos de utilizar a nuestra población, empezando con nuestros mayores, como conejillos de indias.

En esta guerra táctica, todo el recurso canalizado en la prevención, es el recurso mejor invertido.
Hasta aquí esta segunda parte. En la próxima (tercera), comentaremos la guerra económica y si nos da tiempo, la guerra electoral.

Recuerda que solamente Juntos, Logramos Generar: Propuestas y Soluciones.

JLG


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor