La economía y la pandemia (2ª. De 2 partes)

Propuestas y Soluciones

Jorge Laurel

Propuestas y Soluciones

Turismo

Junio 13, 2020 16:06 hrs.
Turismo Internacional › México
Jorge Laurel › codice21.com.mx

1,533 vistas

En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.
Albert Einstein.

Recomendamos leer la primera parte nuevamente, para que exista continuidad
Don Ramiro, ha logrado sobrevivir en estas fechas de la pandemia, sus hijos, han logrado sobrevivir, uno de ellos con seguro de desempleo, el otro, el ilegal, haciendo una actividad peligrosa, manejo de desechos de pacientes COVID-19. Con una tarjeta que lo acredita como George Peter Smith, quien en realidad es un afrodescendiente, diez años mayor que él, se presenta a trabajar a un hospital, como parte de una empresa que brinda el manejo de desechos tóxicos. Así que, bueno finalmente el Presidente Fox tenía razón, los mexicanos van a USA y hacen trabajos que los afrodescendientes, no quieren hacer. A resultas de esta exposición, se enfermó, y hay que reconocer, que el sistema funciona, de alguna manera, no solamente le permitieron trabajar con el nombre de George Peter Smith, también lo atendieron médicamente con ese expediente, lo internaron. Y aunque no faltó el médico avezado, que descubriera la incongruencia de la información médica y la raza, con el paciente a todas luces un hispanoamericano ilegal, prefirió guardar silencio, no dar parte a ninguna autoridad migratoria y proporcionarle el servicio médico adecuado. También le pagaron su incapacidad, ya está bien y sigue trabajando. Por cierto, su plasma ha servido para la transfusión a pacientes delicados.
No todo vino de USA, Don Ramiro, en sus tiempos de mesero, en ocasiones terminó aventurándose por la cocina, ahí incluso llegó a tener algunos escarceos, con alguna de las cocineras, y ella le enseñó algunas cosas (me refiero de cocina). Así que, en esta época de Pandemia, Don Ramiro salió adelante también, vendiendo comida para llevar, que cocinaba en su casa, a los clientes que conocía de tiempo, dueños de los condominios cercanos de lujo. Un buen servicio y buen sazón, ha hecho que esté surtiendo entre 20 y 30 comidas diarias. Así que la pandemia, en términos económicos, no le ha afectado.

Ha podido pagar a la Universidad, la colegiatura de su hija, e incluso el ingreso extra, le ha servido para avanzar en los pagos de los enseres domésticos que había sacado a crédito en tiendas departamentales. Ya incluso está pensando en poner su propio restaurante, solo le preocupa el local. Mientras tanto seguirá funcionando de esa manera. (Si alguien del área de Diamante, quiere el teléfono de Don Ramiro, con mucho gusto se los puedo dar, solicítenlo en Facebook a mi cuenta).

Doña Maru se desesperó, no sabía realmente por donde resolver su problema. Pidió un crédito a una tienda/banco, si exactamente, la del dueño que promueve que la gente siga saliendo a trabajar y a comprar (a comprarle a él), Don Ricardo Salinas Pliego. El préstamo en efectivo fue concedido, con intereses que son una clara manifestación del agio. No había podido cubrir sus pagos, así que su hija empezó a buscar la manera de ayudarle (obviamente se sentía especialmente comprometida, dado que la carga familiar se había incrementado, ante la llegada de ella y de sus tres niñas).

El esposo de su hija, sigue sin dar un peso a sus hijas y yo me preguntó ¿cómo dormirá ese ca… nijo todos los días? Sabiendo que sus hijas están en una situación de riesgo y sin ingresos.

Afortunadamente, existe internet. La hija de doña Maru, sabe escribir correctamente y lo hace rápido. Siempre tuvo buenas notas en la escuela y entró a unas páginas que solicitaban promotores y comisionistas, para la venta de diferentes insumos médicos. Tomó el curso de capacitación de tres días y la soltaron al ruedo. Le ofrecían centavos de comisión en algunos productos y varios pesos en otros. Empezó a promover los artículos y descubrió algo muy lógico, una venta es una venta, y el mismo trabajo cuesta, vender una unidad, que vender cien, mil, o un millón. Lo único que se necesita es el cliente y el producto. Así que empezó a perseguir la venta de mascarillas al mayoreo. De un producto, precisamente le ofrecían un centavo. Lo logró. Vendió un millón de piezas, le dieron su comisión de 1 centavo (de pesos) por hacer el enlace (finalmente el cierre de la venta estuvo a cargo de otros, que se llevaron la comisión más importante).

Grande fue su sorpresa, al ver la transferencia bancaria que le hicieron a la cuenta que manejan en el OXXO, de Banamex. Tuvo un depósito de 10,000 pesos de comisión, más un bono especial de 5,000 pesos. Con eso han resuelto con creces estos días aciagos.

Sigue trabajando, día y noche, buscando colocar los artículos y enlazar, clientes y proveedores. A veces logra que se concrete una venta pequeña y le llegan los cincuenta o cien pesos. Eso la estimula.

Afortunadamente, el mexicano tiene una gran capacidad de adaptación, compartir estas dos historias de éxito, me hace sentirme bien. México es grande. Podremos salir adelante, pero sí, se requiere invertir.
Mientras tanto, al día de hoy, llevamos 7 725 094 infectados, con 428,892 fallecidos por la Pandemia, en México 142,962 casos totales, con 17,105 fallecimientos (557 más que ayer) 7 veces más que los que producen los homicidios dolosos y en Guerrero, 3,156 casos totales, 510 fallecidos, con un porcentaje muy alto de letalidad (16,16 %) Solamente el día de ayer, fallecieron 20 personas más y 165 se infectaron. Recordemos que el centro de la Pandemia, para Guerrero, es Acapulco, así que debemos de cuidarnos aún más.

Quiero manifestar mi solidaridad con el Gobernador del estado de Guerrero, Héctor Astudillo, que salió positivo al COVID-19. Esperamos que se recupere pronto, yo mismo me he practicado el examen y he salido negativo.

Sigamos adelante, colaborando entre todos. Recuerden que solamente Juntos, Logramos Generar, Propuestas y Soluciones.
JLG.


Ver nota completa...