Suplicio, hambre y desesperación, viven usuarios de Santander en Acapulco


Beneficiarios del Crédito a la Palabra esperan más de 6 horas para recibir su pago; ’no tienen madre; me vine en ayunas y mi cita era de 09:00 a 10:00, pero pinche banco trabaja con una cajera’, reclamaron

Suplicio, hambre y desesperación, viven usuarios de Santander en Acapulco

Empresas

Junio 18, 2020 07:01 hrs.
Empresas Nacional › México Guerrero
Andy García Jr. › codice21.com.mx

3,775 vistas

Suplicio, hambre y desesperación, así definieron los usuarios del banco Santander, el servicio de la institución financiera, toda vez que en la sucursal 2083, ubicada en la Costera de Acapulco, los beneficiarios del Crédito a la Palabra, otorgado por la Federación, se inconformaron por la lentitud del servicio, ’tardé más de seis horas parada, ya me duelen los pies, el cuerpo y apenas voy a comer’, dijo una porteña cuya cita era de 9 a 10 de la mañana.

En las afueras del referido banco, en el fraccionamiento Magallanes, Virginia Ocampo relató el viacrucis por el que atravesó para cobrar su apoyo, ’yo le agradezco al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador porque siempre ayuda a los pobres, pero la verdad Santander es un asco de banco, porque trabaja con una cajera cuando somos cientos de personas que no sólo vinimos por el crédito, sino a otros servicios de la empresa’, señaló.

La usuaria mencionó que llegó a las 08:50 a formarse a las afueras del banco y que ya había más de 10 personas delante de ella, ’yo lo primero que detecté fue la desorganización que tiene Santander, porque pese a tener cita dijeron que eso no importa, que atienden conforme llegas al sitio, cuando en otros bancos como Banorte te pasan inmediatamente, con lo que protegen la integridad del ciudadano que recibe 25 mil pesos’, dijo.

Otro acapulqueño que esperaba con desesperación su turno, Ramiro Suástegui, dijo que ’no tienen madre ya estos cabrones. Me vine sin desayunar porque dije ya voy a traer dinero, pero llevo 6 horas aquí, son casi las 3 de la tarde y ahora estoy con la incertidumbre de que cierren el banco y pierda mi cita’, manifestó.

Agregó que incluso se observaron conatos de broncas en Santander por clientes enardecidos que al observar la ineficiencia de los empleados, comienzan a tomar fotos y videos para subirlas en redes sociales, ’son unos pinches inconcientes, se aprovechan de la pandemia para trabajar con una sola cajera, cuando somos cientos que esperamos bajo el sol, hambrientos y con el temor de ser asaltados’, finalizó.


Ver nota completa...