Utopía laboral en futbol mexicano, extinguir ‘pacto de caballeros’


Las buenas intenciones se deben reflejar en buenos hechos, opina abogada

| Jesús Yáñez Orozco | Desde diarioalmomento.com
Utopía laboral en futbol mexicano, extinguir ‘pacto de caballeros’

Deportes

Agosto 09, 2020 00:31 hrs.
Deportes Estados › México Ciudad de México
Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

5,314 vistas

+FMF debe aplicar las sanciones del reglamento del transferencias, sugiere la especialista en legislación del deporte

+Medida violatoria del derecho al trabajo

+Ahora discrimina jugadoras

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).– Una historia más de ignominia. Medida inconstitucional de los zares del balompié, durante 18 años, contra los «esclavos» del balón. Aunque la Federación Mexicana de Futbol (FMF) estipuló en el nuevo reglamento de transferencias que se debe tomar en cuenta la voluntad del jugador en los contratos, ’no significa realmente un punto final al pacto de caballeros, ya que las buenas intenciones se deben reflejar en hechos’, cuestionó Noemí Monroy, abogada del deporte.

El polémico pacto, creado en 2002, nunca debió de existir en atención a la Ley Federal del Trabajo (LFT), «ahora que está el reglamento sólo se refuerza esa disposición, pero la Federación debe aplicar sanciones para que no vivamos en una utopía laboral», sugirió.

Para la FIFA un futbolista está considerado «libre» cuando termina su contrato con un equipo y tiene la facilidad de arreglarse con otro. Así funciona el resto del mundo con excepción del futbol mexicano. Está sujeto al capricho del dueño del club. Desde 1993, con cinco títulos de goleo en España, contratado por el club América, Hugo Sánchez definió ’esclavos’ a sus compañeros de juego.

Después de tres años de haber realizado mesas de trabajo con la Asociación Mexicana de Futbolistas (AMF), la FMF publicó, unas horas antes de que iniciara el torneo Guardianes 2020, el reglamento de transferencias apegado a las normativas de FIFA.

’Un día histórico al quedar atrás el pacto de caballeros y otras prácticas nocivas’, se ufanó el organismo defensor de los jugadores.

En el artículo 37, el reglamento establece que un futbolista tendrá la libertad de firmar un contrato con otro club cuando su acuerdo con un plantel se encuentre a seis meses de expirar, normativa trascendental para evitar el citado pacto.

No obstante, Monroy destacó que la LFT publicada en 1970 ya estipulaba que la voluntad del jugador tendría que tomarse en cuenta para las transferencias.

La abogada reconoció que se ha dado un paso en la defensa de los derechos de los futbolistas. «Pero ahora lo importante será la actuación de la Federación para que los equipos no tomen decisiones a sus espaldas, se apliquen las normas. Porque si no quieren cumplir con los reglamentos internos menos querrán hacerlo con la legislación mexicana», auguró.

Dijo que el pacto de caballeros es un acto que siempre ha estado en la oscuridad y aunque ahora se establecen normas para evitarlo, «no quiere decir que no recurrirán a amenazas o presiones para conseguir la firma de un futbolista.»

El reglamento también apunta en el artículo 60 que el jugador tendrá derecho a obtener un porcentaje del valor de su transferencia, el cual será el que de común acuerdo establezcan la AMF y los clubes, a través de sus representantes.

Aunque esta normativa es paralela a la LFT, la cual señala que los jugadores deben recibir una prima mínima de 25 por ciento de sus transferencias, Monroy apuntó que sería complicado cumplirla. «Sólo los mejores futbolistas del mundo reciben una cantidad similar.»

Censuró que en la normativa de la FMF tampoco hubo «tacto» en temas de género, al destacar que si bien existe la figura de personas físicas, la cual debe referirse a hombres y mujeres, se va dirigida sólo a los varones.

’No encontré ningún párrafo que nombre este término y siempre se refiere a el jugador o el futbolista; impera la idea tradicional de que el futbol es sólo para ellos.’

(Con información del diario La Jornada)


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor